Editorial

El paso lateral de Ibarra, que une al sector de Chorlaví con Tababuela (Los Cañaverales) y la ruta de la línea férrea Ibarra-Otavalo son dos de las obras pendientes del Gobierno Nacional en Imbabura. La primera, paralizada desde 2015 y, la segunda desde 2016. El Presidente de la República en su vista a la provincia, en febrero de este año, anunció que se gestionan los recursos para la culminación del paso lateral que quedó inconcluso. Han pasado cuatro años desde la paralización de los trabajos y no hay indicios de su continuación. En cambio, desde hace tres años está pendiente la construcción del puente en la línea férrea del sector de San Roque. Si se espera hacer del turismo una de las principales fuentes de ingresos económicos es indispensable también cumplir con los trabajos pendientes para hacer de Imbabura, que además es Geoparque Mundial, una provincia que no se sienta relegada.