Edison Mendoza, el ibarreño ‘caído’ en el Cenepa

Ibarra. “Es un recordatorio al heroísmo de mi hermano y de los 35 héroes más que en aquel tiempo lamentablemente cayeron”, agregó Fernando Mendoza, hermano del ibarreño Edison Ernesto Mendoza, que en aquel tiempo era Sargento Primero, pero en ceremonia post-mortem fue ascendido a Suboficial Segundo.

Testimonio. Fernando contó que cuando su hermano tenía aproximadamente 16 años llegaron los soldados de la brigada Patria de Latacunga a realizar un recorrido en donde ofertaban para ver quién desea integrarse a las Fuerzas Armadas y a su hermano le encantó esta idea. “Cuando ya tuvo 18 años, él lo hizo y realizó todos los cursos pertinentes como el de soldado, comando, paracaidismo, empaquetador, jefe de salto, hombre rana, en definitiva fue un completo profesional”.

Lamentablemente cuando Edison ya tenía 40 años de edad y estaba próximo a retirarse, le dieron la disposición para que se incorpore como subjefe de patrulla en un terreno en donde estaba plagado de peruanos. Fue en ese entonces que falleció en el combate que hubo. Aseguró que se presentó en una casa extraña, ya que el cadáver lo tomaron los peruanos, el 27 de marzo de 1995. Cuando había un alto al fuego, ahí lo mataron. “El salía a patrullar y lo habían disparado al filo del casco, hurtaron el cadáver y le sembraron de minas en el cuerpo”.

La familia realizó los trámites pertinentes para poder traerle a su hermano desde Perú hacia el Ecuador.

Sus restos mortales reposan en el Batán. Edison Ernesto Mendoza dejó a sus hijos muy pequeños, ahora ya son dos grandes profesionales.