Ecuador, segundo país de Latinoamérica con mayor índice de embarazo infantil

Quito. Ecuador es el segundo país de América Latina con mayor índice de embarazos infantiles y adolescentes, entre siete y ocho diarios, señalaron este miércoles 29 de mayo organizaciones de la sociedad civil, que presentaron una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

La abogada de la asociación Surkuna, Mayra Tirira, explicó a Efe que el país andino se encuentra en el podio de la región en cuanto al número de embarazos infantiles y adolescentes, por lo que insta al Estado a “tomar acciones reales y concretas frente a los derechos sexuales y reproductivos de las niñas y las mujeres”.

“La estadística varía entre siete y ocho niñas menores de 14 años que son forzadas y que paren en todas las maternidades del país cada día”, esgrimió Tirira.

Margarita Velasco, representante del Observatorio Social del Ecuador, detalló que en 2016 -último año del que se tienen datos- 2.115 niñas de entre 10 y 14 años y 23.809 adolescentes de entre 15 y 17 años dieron a luz en Ecuador.

“Estos números reflejan que la política para la prevención del embarazo adolescente que se venía dando en el país fue cortada en el 2013”, apuntó Velasco a Efe.

Y criticó “la dimensión de los errores” que, en su opinión, ha cometido el Estado ecuatoriano en cuanto a esta problemática, que este miércoles le han llevado a ser denunciado ante la ONU, al igual que Nicaragua y Guatemala.

Lo que se pide al organismo internacional de protección de los derechos humanos es recomendar a Ecuador que se despenalice el aborto en la causal de violación, sobre todo en los casos de incesto, los más numerosos en el país, según los datos del Observatorio.

Igualmente, solicitan al Comité que recomiende al país que trabaje en una política adecuada para prevenir el embarazo adolescente y para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las menores.

También se busca capacitar a los servidores policiales y de salud para que puedan actuar en estos casos conforme a la protección de las menores.

La asociación Surkuna ha acudido ante la ONU con el caso concreto de Norma, una adolescente ecuatoriana que fue violada por su padre cuando tenía 13 años y que quedó embarazada.

“Cuando ella se dio cuenta de que quedó embarazada, básicamente quiso acceder a un aborto legal. Pese a que la causal salud en nuestra legislación es posible para acceder a un aborto legal, se le fue negada esta posibilidad”, comentó Tirira.

La menor incluso llegó a plantearse el suicidio tras quedar embarazada de su padre.

Por su parte, Velasco señaló que la impunidad sigue muy presente en la justicia ecuatoriana ya que, en el caso concreto de Norma, su padre ya había violado, cuatro años antes, a su prima, sin que nada pasara al respecto.

“¿Qué se hizo para prevenir, para cuidarla? No se hizo nada, y el padre no terminó preso”, criticó la representante del Observatorio.

De hecho, el padre de Norma murió antes de que un tribunal decidiera sobre el caso, que todavía se encuentra en fase de investigación previa.

Y es que, la justicia en Ecuador no funciona correctamente en este tipo de casos pues cada día se presentan tres denuncias ante la Fiscalía General del Estado, pero la mayoría de ellas quedan archivadas, según las asociaciones.

Situación que Velasco atribuye a que el proceso es demasiado largo y “revictimiza” a las niñas, además de que se necesita un seguimiento y presión de la sociedad civil organizada para que lleguen a algo.

“(La justicia) solo funciona cuando la están viendo (la controlan), cuando debería por sí misma resolver el problema porque ellos son los que garantizan el servicio de los derechos, no solo de los niños y las niñas, sino de las mujeres también”, concluyó Velasco.