Ecuador se despidió con ñeque y valor

deportes-5No hay reproche ni tristezas. La Selección Ecuatoriana de Fútbol 2017 se quedó las puertas de las semifinales del Mundial sub 17 que se juega en Chile.Ayer perdió 2-0 ante México, la actual vicecampeona de la cita ecuménica. El próximo rival de los aztecas será Nigeria en un duelo con sabor a final anticipada. Estas dos selecciones disputaron la final hace dos años en Emiratos Árabes donde los africanos se llevaron el título tras un contundente 3-0. Los mexicanos echaron mano de su jerarquía y autoridad para imponerse a un aguerrido conjunto ecuatoriano con los goles de Claudio Zamudio y Bryan Salazar, de penalti. México arrancó más enchufado que su rival y en el primer minuto tuvo la primera ocasión con un tiro de Kevin Lara que rechazó con la punta de los dedos el arquero José Cevallos. Los aztecas apostaron por el juego de posesión y consiguió arrebatarle el cuero a Ecuador, impreciso en el toque y poco efectivo en la presión durante los primeros instantes. Con el paso de los minutos el duelo se emparejó porque los ecuatorianos ganaron presencia y profundidad, y Jhon Pereira avisó con un disparo que Abraham Romero despejó a saque de esquina.

DESDE IBARRA

A cuatro minutos del descanso, México asestó el primer golpe con el gol de Zamudio, que remató dentro del área un pase pivotado de Bryan Salazar tras un lanzamiento de falta. Este gol cayó como balde de agua fría entre la familia de Kevin Minda quien seguía de cerca las incidencias del partido desde el barrio La Victoria de Ibarra. En la segunda mitad Cevallos salvó de nuevo a Ecuador con una gran atajada tras un tiro de Kevin Lara (m.50) pero cinco minutos después no pudo evitar el segundo gol mexicano. José Gurrola, que acababa de entrar a la cancha, recibió un agarrón dentro del área y el árbitro francés Ruddy Buquet, no dudó en pitar penalti. “No fue penalti, es una jugada común que se da en un partido de fútbol”, justifica Germán Ruales exjugador del Aucas y tío del zaguero central imbabureño.

El penal fue convertido por Salazar quien de un tiro a la izquierda de Cevallos, que adivinó la dirección pero no alcanzó el balón. El gol noqueó a Ecuador, que empezó a buscar el inicio de la remontada con más ímpetu que acierto y no pudo evitar la eliminación. A pesar de la ventaja, el optimismo en la familia Ruales era evidente. “Vamos a ganar” repetía Germán, a pesar que el marcador estaba dado. Quizás esta derrota no fue tan dolorosa, pues la selección cumplió más allá de las expectativas fijadas. Este grupo de jugadores serán las nuevas figuras de la selección mayor.