Ecuador prevé 300 millones en recaudación anticipada de impuesto a la renta

Quito. (EFE) El Gobierno ecuatoriano prevé recaudar unos 300 millones de dólares por el pago anticipado del Impuesto a la Renta (IR) con cargo al ejercicio fiscal de 2020, que se aplicará a un reducido porcentaje de los contribuyentes, una decisión que rechazan gremios del sector productivo.

La medida se aplicará exclusivamente a cerca del 0,02 % de los contribuyentes, es decir 1.068 grandes contribuyentes de un universo de 5,5 millones, “que no se vieron afectados por la pandemia y generaron utilidades durante estos meses”, según un decreto suscrito por el jefe de Estado, Lenín Moreno, anunciado este jueves.

La Presidencia ha aclarado que la medida dispuesta no es un nuevo impuesto, sino una retención adelantada del valor que estos contribuyentes deberán pagar en 2021.La decisión permitirá una recaudación aproximada de 300 millones de dólares que se destinará a “cubrir los principales valores de pago al sector salud, así como a cubrir las principales necesidades sanitarias para la pandemia COVID-19“, indica el decreto.


GOBIERNO NECESITA LIQUIDEZ

Esto permitirá saldar las obligaciones pendientes con la Cruz Roja, entre otros prestamistas, así como la adquisición de medicamentos, dispositivos e insumos médicos, y el mantenimiento preventivo de la maquinaria sanitaria de los establecimientos del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Asimismo, la adquisición de sangre, hemocomponentes y derivados; la contratación de mantenimiento preventivo, y otros gastos relacionados con ambulancias del MSP, entre otros rubros en salud.

Los contribuyentes que, por decreto, están obligados al pago anticipado son aquellos que obtengan ingresos gravados con impuesto a la renta, excepto los que tengan relación de dependencia; y quienes en el ejercicio fiscal 2019 hayan percibido ingresos superiores a los 5 millones de dólares y obtenido beneficios de enero a julio de 2020.

El pago al Servicio de Rentas Internas (SRI) lo deberán realizar hasta el 11 de septiembre.

Mientras que -según el decreto- no estarán obligados al pago micro, pequeñas o medianas empresas; o cuya totalidad de ingresos respecto al ejercicio fiscal 2020 esté exenta de pago del IR de conformidad con la ley.

Tampoco los contribuyentes que tengan su domicilio tributario principal en el archipiélago de Galápagos; o que su actividad económica corresponda a la operación de líneas aéreas, a las actividades turísticas de alojamiento y/o comidas; al sector agrícola; a exportadores habituales de bienes, y a las actividades relacionadas con el sector acuícola.