Ecuador estudia dar beneplácito a embajador venezolano designado por Guaidó

Quito. El Gobierno de Ecuador anunció este jueves que estudia la posibilidad de entregar su beneplácito a René de Sola Quintero, embajador designado por el autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

“Ecuador considerará el referido pedido de beneplácito en atención a los procedimientos dispuestos por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, señaló este jueves el Ministerio de Relaciones Exteriores en el que es su primer comunicado oficial sobre la designación de De Sola.

La Cancillería reveló que Guaidó presentó ayer, miércoles, una “solicitud formal de beneplácito para la designación del nuevo Embajador venezolano ante la República del Ecuador”.

Además, precisó que el pasado 23 de enero el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela y formuló votos para que la situación en ese país se solucione “por medios pacíficos y democráticos, mediante el diálogo entre todos los venezolanos, y con la pronta convocatoria a elecciones generales bajo observación internacional”.

El pasado 23 de enero el líder de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente encargado de Venezuela y apoyó convocar elecciones “en el más breve plazo”.

Desde la expulsión de su embajadora Carol Delgado en octubre de 2018, a raíz de las polémicas declaraciones de un ministro venezolano, la embajada de Venezuela en Quito está bajo el mando de un encargado de negocios.

Ayer, miércoles, De Sola Quintero esperaba el beneplácito de Ecuador, según informó a Efe el legislador (alterno) ecuatoriano por la circunscripción de América Latina Juan Fernando Flores.

Del partido de centro derecha CREO, Flores confirmó que las credenciales diplomáticas emitidas por el jefe de la Asamblea de Venezuela ya habían llegado a la Cancillería ecuatoriana, y que estaba a la espera de que el Ministerio las acepte para empezar a ejercer sus funciones en el país.

De Sola Quintero es un abogado de 46 años que lleva dieciséis viviendo en la capital ecuatoriana y que se desempeña como director jurídico para América Latina de la marca de seguros Liberty Mutual, así como en su propio bufete de abogados.

Casado con una ecuatoriana, estudió la carrera de Derecho en la Universidad Católica de Venezuela y tiene hijos con la doble nacionalidad: ecuatoriana y venezolana.

Flores explicó a Efe que la intención de la Asamblea venezolana fue nombrar como nuevos representantes diplomáticos del país a personas que vivieran en las naciones para las que fueron designados previamente, con el fin de evitar problemas de salida de Venezuela.

Sobre lo que ocurrirá con los funcionarios que se encuentran en este momento en la Embajada de Venezuela en Ecuador, aseguró que tendrán la oportunidad de decidir si se suman al “proceso de reinstitucionalización” emprendido por Guaidó y, de ser así, sería Caracas la que decidiera si continúan o no en sus puestos.