Ecuador destina bonos sociales para familias con ingreso menor a 400 dólares

Quito, 1 abr (EFE).- El Gobierno de Ecuador destinará bonos de protección familiar en abril y mayo a aquellos con ingresos inferiores a 400 dólares mensuales que no estén sujetos a una relación de dependencia laboral, para paliar los efectos del COVID-19.

Así lo informó este miércoles el Ministerio de Economía y Finanzas, al precisar en un comunicado que el Ejecutivo “ha establecido como otras de sus prioridades resguardar las necesidades alimentarias y de liquidez de las familias”.En esta línea, se entregarán esos bonos de protección familiar de 60 dólares en abril y mayo a “aquellas personas que ganen menos de 400 dólares mensuales, que no estén en relación de dependencia laboral”.

Otros de los requisitos para poder ser beneficiario del bono es que la persona esté afiliada al Seguro Social Campesino o al Trabajo No Remunerado en el Hogar, y que no estén recibiendo ningún otro tipo de bono o transferencia de parte del Estado.

Por otra parte, a través del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS) se han puesto a disposición 100 millones de dólares para préstamos quirografarios emergentes a los afiliados de hasta 2.500 dólares y tasas de interés preferenciales de entre el 6,5 % y 8,5 %, y con plazos que van de 3 a 9 meses, con tres meses de gracia.

Las familias que estén en mora de sus préstamos hipotecarios con esa entidad, podrán extender su crédito a 30 años y con 18 meses de gracia, dentro del programa “Reactívate”.

La ciudadanía tendrá, además, la posibilidad de refinanciar sus deudas por tarjetas de crédito con el sistema financiero nacional.

El documento del Ministerio aclara que las decisiones gubernamentales buscan, además, “garantizar el abastecimiento de productos alimenticios para los ecuatorianos, cumpliendo con todos los protocolos de seguridad y de buenas prácticas agropecuarias y de comercialización”.

Y subraya que junto a productores locales de cada provincia y con las cadenas de supermercados se está impulsando la iniciativa digital “Dar una mano, sin dar la mano”, destinada a que las familias más vulnerables puedan acceder a canastas de alimentos.