Ecuador desmantela la fuerza especial de Guayas tras el descenso del número de muertos

Guayaquil. (EFE).- Ecuador ha desmantelado oficialmente la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) que desplegó en marzo en la provincia de Guayas a raíz de la crisis humanitaria por el coronavirus, y ha transferido sus competencias a las Fuerzas Armadas. La decisión la anunció este jueves 7 de mayo, el Ministerio de Defensa, a raíz del drástico descenso estas últimas dos semanas en el número de fallecidos en esa provincia, la más castigada del país por el COVID-19 y que ha recibido el nombre de la “Wuhan ecuatoriana”.

HA CUMPLIDO SU TAREA

En una ceremonia de relevo de mandos realizada en Guayaquil, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, indicó que “esta desactivación se realiza luego de haber cumplido eficientemente la tarea encomendada”.

Y el vicepresidente Otto Sonneholzner confirmó que “es verdad”, “el presidente (Lenín Moreno) ha tomado la decisión vía decreto de culminar con la misión encargada a la FTC y la creación de la zona especial de seguridad”.

“Esto se hace en base a cifras que nos muestran que en los últimos cuatro días las cifras de fatalidades en Guayaquil ya son muy cercanas a las cifras que teníamos antes de la pandemia”.

“En Guayas hay algunos indicadores buenos, llegamos a tener casi 650 fallecidos al día, y ahora hay 62. Ese es el indicador más importante y el número normal de la provincia es ese, entre 62 y 68”, afirmó el vicepresidente durante el acto.

Las tareas atribuidas a la FTC relacionadas con la restricción de movilidad, apoyo logístico a instituciones y mantenimiento de orden público, entre otras, han sido transferidas al Comando Operacional 2 Occidental.

MEDIO MILLÓN DE CONTAGIADOS

La FTC, creada por decreto el 23 de marzo, llegó a Guayaquil a finales de ese mes cuando los contagios se propagaban como la pólvora y comenzaban las denuncias de cientos de cadáveres por sus calles y domicilios privados, en la que ha que sido una de las peores crisis humanitarias en la historia de esa ciudad.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, advirtió este jueves que el contagio en su ciudad alcanza al medio millón de personas.

En una reunión con los miembros del Comité cantonal de Operaciones de Emergencia (COE), señaló que “con base científica”, “se han contaminado alrededor del 32,7 % de guayaquileños”.

“De ese porcentaje, el 14,8 % de ellos ha superado los 14 días de infección, otro 14,7 % está en fase intermedia y un 3,3 % se ha infectado la última semana”, según la regidora.

Y precisó que ese 18 % de personas que aún tiene el virus corresponde a una población de medio millón de habitantes (la ciudad tienen una población de cerca de 3 millones), cuando los informes oficiales hablan de cifras muy inferiores.

Según el último parte, la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, reúne 12.577 contagios, el 58,9 % del total en el país, así como 726 fallecidos, si bien esas estadísticas no incluyen una parte de las pruebas que se realizaron inicialmente y que el COE no incluye en sus estadísticas.

En una reunión en la que analizó la situación actual de la ciudad con miras a una futura reactivación económica y social, Viteri pidió una reducción gradual de las restricciones para no comprometer a los dos tercios de la población que son aún vulnerables.

“Nuestro compromiso es cuidar al 67 % de la población que no se ha contaminado, por eso la apertura tiene que ser gradual, viendo la evolución de la pandemia”, acotó.

PUEDEN SER MÁS

El doctor Washington Alemán, director de la mesa técnica de expertos que analizan los datos en el COE, aseguró por su parte que el porcentaje real de contagiados podría aumentar entre un 15 y 20 %, porque que existe la posibilidad de casos no detectados por el uso de pruebas rápidas.

Los datos expuestos por Viteri se desprenden de una encuesta realizada desde hace un par de semanas a 1.543 personas de diferentes zonas de Guayaquil, también con pruebas rápidas, y a la que el Gobierno no ha respondido aún.

“Los más altos índices de contagio están en los sectores populares y periféricos de la ciudad. Medio millón de personas tiene el virus activo y si ese medio millón de personas está en la calle con síntomas o sin síntomas, significa que van a contagiar a gran cantidad de personas. La diferencia está en cuánto tiempo la contagie”, sostuvo.

La alcaldesa ha sido una de las políticas más críticas con la gestión del Gobierno de Moreno en su ciudad, y desde un comienzo aseguró que había muchos más casos de contagios y muertes de las que se informaba.

En la ciudad fallecieron alrededor de 9.000 personas por encima de la cifra habitual -según datos del Registro Civil- y Viteri no duda en atribuirlas a la pandemia, pese a que no existen pruebas de laboratorio que lo confirmen.

DESCENSO DRÁSTICO DE MUERTOS

Pero aseguró que la situación se ha revertido y que “los datos son contundentes”.

“Pasamos de tener 460 muertos por encima del nivel normal de fallecidos el pasado 6 de abril, a 22 personas por encima (del indicador habitual). Hemos bajado paulatinamente, lo que demuestra que los esfuerzos que hemos hecho han dado resultados”, indicó.

La regidora también confirmó que la ciudad seguirá en semáforo rojo hasta el 24 de mayo, fecha en la que el COE se reunirá de nuevo para analizar los últimos datos y decidir si cambian a amarillo, color que les permitiría rebajar las medidas de restricción.