“Ecuador debe aprender a convivir con los sismos”

Ibarra. Miembros de los organismos de socorro, prevención y monitoreo, consideran que la mayoría de ciudadanos no sabe cómo actuar en el momento de un sismo, además que la desinformación genera más nerviosismo y menos acciones favorables ante posibles desastres naturales.

Vulnerabilidad. Javier Lara, coordinador zonal 1 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, comenta que Ecuador, Sudamérica y la parte de Centroamérica tienen mucha vulnerabilidad por la fricción de las placas tectónicas. “Los sismos y todas estas manifestaciones que nos da la tierra se van a seguir dando. Ecuador debe aprender a convivir con los sismos”, dice Lara.

Es por eso que los ciudadanos deben conocer el por qué suceden los sismos y sobre todo saber cómo actuar.

Enjambres de sismos. La alarma también se dio después de que se registraran 18 sismos en la ciudad de Quito, entre el martes 28 y miércoles 29 de mayo.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional lo calificó como enjambre sísmico, es decir pequeños sismos similares cercanos en el tiempo y en el espacio, “sin tener una secuencia sismo precursor”, en otras palabras, sin que haya un terremoto principal y, por consiguiente, réplicas. Al momento se les asocia con la ya conocida falla de Quito.

En Ibarra. El último sismo fue sentido el pasado sábado 25 de mayo. Si bien en Quito se habla de una falla, Ibarra también es susceptible a los movimientos telúricos, y de hecho, en todo el país hay diferentes fallas que cruzan de norte a sur y este a oeste, dice Lara.

A esto se suma la cantidad de volcanes que también da vulnerabilidad a la zona. Sin embargo, un punto de preocupación son las viviendas que están en lugares potencialmente peligrosos.

Normativa de construcción. “Tenemos asentamientos de hace muchos años e invasiones. Eso es un tema que el Municipio debe ir normando de a poco para evitar riesgos”, dice Lara y detalla que la zona de las quebradas son peligrosas pues con cualquier movimiento, incluso uno que no sea de mucha intensidad, podría hacer que las casas se derrumben.

Redes sociales. En los últimos días, muchas personas han compartido en redes sociales publicaciones que indican “el pronóstico” de sismos. Ante esto el coordinador zonal dice que las redes juegan un papel preponderante pero en contra del trabajo que los organismos gubernamentales realizan. “Atentan también con la tranquilidad de la ciudadanía. Por eso el pedido es que se informen solo a través de los canales oficiales y no se hagan eco de información que no ha sido verificada”, enfatizó.

El Sistema Integrado de Seguridad ECU 9-1-1 también hizo el mismo llamado a la ciudadanía.

Kit de emergencia. Garis Caicedo, director técnico zonal de Riesgos, dice que es muy importante tener el kit de emergencia.

Recomienda siempre a tener a mano una mochila con: linterna con pilas, botiquín de primeros auxilios, agua embotellada, alimentos enlatados y no perecibles, abrelatas, una copia de sus documentos personales, un pito y una manta.

Plan familiar de emergencia. Caicedo detalla se han establecido un conjunto de actividades que permiten reducir los riesgos.

Para esto se debe hacer un reconocimiento del lugar dónde vivimos (material de construcción, tipo de suelo, elementos, salidas). Identificación y evaluación de vulnerabilidades para poder plantear soluciones.

Colocar señalética, hacer un mapa de la vivienda y hacer los respectivos simulacros.

No se puede elaborar ningún plan de acción, si los involucrados no están capacitados para ello. Hay información básica que debe manejar cada uno. No está por demás recibir un curso de primeros auxilios.

No se puede predecir. Especialistas del Instituto Geofísico de Ecuador aclararon que hasta el momento es imposible predecir un terremoto. En sus cuentas en Facebook y Twitter, la institución precisó que tampoco se puede prever la intensidad con que ocurrirá un temblor.