Ecuador conmemora centenario del natalicio de Guayasamín

Quito.- Ecuador rendirá este sábado homenaje a la vida y obra de uno de sus más ilustres pintores, Oswaldo Guayasamín, con motivo del centenario de su nacimiento, un acontecimiento que tendrá lugar en la sede de la Fundación que alberga muchas de sus obras.

La hija del artista, Berenice Guayasamín, dijo a Efe que los actos comenzarán a mediodía hora local y durarán hasta entrada la noche, y contarán con la participación de autoridades y entidades culturales.

En las celebraciones participará el ballet folclórico Jacchigua, que danzará por las calles del barrio de Bellavista en una rúa que terminará en la llamada “Capilla del Hombre”, sede de la Fundación Guayasamín.

Allí, se hará entrega a la Fundación de diversos galardones en honor al pintor, que nació el 6 de julio de 1919 y es el artista ecuatoriano más internacional.

También, el secretario de Cultura del Gobierno de Mendoza (Argentina), Diego Gareca, presentará el libro “Guayasamín en Mendoza”, un relato biográfico del periodo que el artista pasó en la provincia argentina.

Los actos contarán con la presencia de la Ministra ecuatoriana de Turismo, Rosa Prado, que pronunciará un discurso en recuerdo del artista, y del ex-ministro ecuatoriano de Cultura, Raúl Pérez, que hará una semblanza en su honor.

Guayasamín nació en Quito en el seno de una familia humilde, en la que su padre era carpintero y su madre ama de casa.

Primogénito de una familia de 10 hermanos, su pasión por la pintura se conoce desde los ocho años, edad a la que ya vendía cuadros y dibujos de estrellas de cine y paisajes en la quiteña Plaza de la Independencia.

El pintor ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Quito en 1933 y durante esa época desarrollaría su visión del ser humano a raíz de la pérdida de su gran amigo Manjarrés, muerto de una bala perdida durante una manifestación, suceso que el artista plasmaría en su obra “Los niños muertos”.

Tras su salida de la escuela y durante su primera exposición en Quito, Guayasamín conseguiría vender varios cuadros al político, filántropo y empresario estadounidense Nelson Rockerfeller, quien actuaría como su mecenas y llevó su obra a EE.UU. para una exposición de siete meses.

Guayasamín viajó por diversos países latinoamericanos, conoció a maestros como Neruda u Orozco y llegó a la conclusión de que los pueblos indígenas estaban oprimidos.

Ello, unido al hecho de ser hijo de un padre indígena y una madre mestiza, constituiría su fuerte carácter artístico indigenista, en una constante protesta y rebeldía que plasmó en su serie de cuadros “Huacayñán”, que en quechua significa “El camino del llanto”.

La otra faceta que marca el trabajo de Guayasamín sería su carácter pacifista y anti-imperialista, faceta que dejó plasmada en “La Edad de la Ira”, serie iniciada en 1961.

En ella, el artista buscó plasmar el horror de los lugares que fueron mataderos para seres humanos durante el siglo XX, como la Guerra Civil Española o los campos de concentración nazis.

Respecto a esta serie, el artista afirmó que “quedaría inevitablemente inconclusa” porque es una época que aún no ha terminado.

En 1976, Guayasamín creó junto a sus hijos la fundación que lleva su nombre a través de la cuál donó todo su patrimonio artístico a Ecuador.

El artista murió en Baltimore (EE.UU.), en 1999, tras haber realizado más de 200 exposiciones individuales por América y Europa y haber retratado a grandes personalidades del siglo XX entre los que se encuentran el poeta español Juan Ramón Jiménez, la princesa Carolina de Mónaco y el poeta chileno Pablo Neruda, entre otros.