Ecuador registra 3.874 muertes oficiales y 46.356 positivos por COVID-19

Quito.- Ecuador reportó este sábado 3.874 fallecidos oficiales y 2.608 probables, así como 46.356 positivos por la COVID-19, según los datos revelados por el Ministerio de Salud Pública.

 

Desde que se informara del primer caso el pasado 29 de febrero se han recogido un total de 134.141 muestras para el coronavirus SARS-CoV-2, entre PCR y pruebas rápidas en Ecuador, un país habitado por más de 17 millones de personas.

Con base en esas pruebas se han descartado 63.162 casos.

Los datos por provincias, que se basan únicamente en los test PCR, indican que la costera de Guayas continúa a la cabeza con 14.626 positivos y 1.491 decesos, seguida de la andina de Pichincha, cuya capital es Quito, con 5.185 casos y 386 muertes.

A esas provincias les siguen en orden Manabí, con 3.248 casos; Los Ríos, con 1.940; El Oro, que reúne 1.489; Santo Domingo de los Tsáchilas, con 1.364 positivos; Esmeraldas, con 1.420, y Azuay, con 1.232, mientras que el resto de provincias tienen menos de mil casos cada una.

El boletín oficial diario precisa que 18.852 contagiados están estables en aislamiento domiciliario y 546 hospitalizados en condición estable, mientras que 219 se encuentran ingresados bajo pronóstico reservado.

Otros 4.600 pacientes se han recuperado, 5.480 recibieron el alta hospitalaria y 12.785 fueron dados de alta epidemiológica.

A nivel nacional, el grupo etario más afectado es el de 20 a 49 años, que aglutina el 56,9 % de los casos, seguido por el de 50 a 64 años, que suma el 23,3 %, y el de mayores de 65, con el 16,1 % de confirmados.

Ecuador se encuentra en un proceso de cambio de fase de la estrategia epidemiológica para encarar la pandemia de la COVID-19 y pasar del aislamiento masivo al distanciamiento social, con el levantamiento paulatino y coordinado de las restricciones que entraron en vigor con el estado de excepción el 16 de marzo.

De los 221 cantones que tiene Ecuador, 128 están en amarillo y dos en verde, según la ministra de Gobierno María Paula Romo.

La capital, Quito, inició la semana pasada una nueva etapa de desescalada y pasó del color rojo al amarillo en el semáforo epidemiológico, lo que se ha traducido en la reanudación del transporte público.

Además, una reducción en el horario del toque de queda que ahora inicia a las 21.00 horas y termina las 05.00, y mayor actividad comercial y laboral que se ha visto en las calles de la urbe, habitada por unos tres millones de personas.

Con el semáforo amarillo se da prioridad al teletrabajo y el viernes Romo puntualizó que se mantendrá la suspensión de la jornada laboral presencial para el sector público en Quito por una semana más.

Asimismo, ha anunció que revisarán la reactivación gradual y con protocolos del transporte interprovincial.