Ecos de una cita que no se olvidará

Otavalo. Durante el Reen-cuentro de los otavaleños ausentes, el mentalizador de este evento de características especiales, Jaime Núñez Garcés, tomó la palabra para hacer énfasis en lo positivo que significa esta manifestación de amistad en el marco de la fiesta del Yamor.

“Es grato y hasta reconfortante habernos reunido pa-ra protagonizar el presente reencuentro, la segunda edición, atendiendo un pedido unánime, vendrán las restantes, que estaremos ofreciéndoles con cariño similar.

Me complace sobremanera que volvamos a sentirnos en familia como era costumbre en años anteriores, cuando la muy nuestra Fiesta del Yamor hacía su arribo septembrino, i-nundando calles y plazas de confraternidad, algarabía y felicidad”, señaló Núñez en palabras emotivas.

Gracias, muchísimas gracias a los coterráneos, a todas y cada una de las agrupaciones que en esta nueva oportunidad han acudido al llamado, reciban ustedes el abrazo de bienvenida, precisó Jaime Núñez.

La agrupación “Los Kukarachos” tuevo una delegación numerosa. El evento sirvió para revivir momentos especiales de adolescencia.
“Scala Quinta” es una agrupación musical de la capital imbabureña que está celebrando los 25 años de trayectoria artística. Su música ha trascendido en el tiempo.
Las compañeras de juventud, las amigas incondicionales, las estudiantes del excolegio República del Ecuador sonríen a la cámara.
La agrupación “Chicos Malos” tuvo la oportunidad de volver a reencontrarse para saludar a Otavalo en sus fiestas de septiembre.
La interculturalidad es una palabra que integra a los otavaleños. Esta pareja estuvo en el parque.