Duro golpe a las cachinerías en Ibarra

38f1IBARRA. Policías con pasamontañas se identificaron con los propietarios de un negocio ubicado en la avenida Eugenio Espejo y Teodoro Gómez. Los gendarmes llegaron a verificar la legalidad de equipos de audio y accesorios para vehículos. Pero todo no estuvo en regla, y se dio luz verde para el decomiso de alguna mercadería.

 

TRABAJO. A las 16:30 de ayer, nueve uniformados del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) ingresó al negocio al igual que un agente fiscal y se procedió a verificar la procedencia de radios, parlantes, monitores, memorias de radio, fusibles, potencias y otros accesorios.
El propietario del negocio no pudo justificar ante la autoridad la legalidad de la mercadería por lo que fue incautada. Las evidencias fueron saliendo a la luz.
21 memorias de radio, unos 50 fusibles, un monitor, cerca de 30 radios. Incluso se encontró un cráneo humano que al parecer sería de una mujer.  

 

ACTITUD. El dueño del local dejó ver  su molestias ante la Policía, incluso intentó evitar que los efectivos de la Unidad de Cirminalística fotografíen las evidencias.

VOZ OFICIAL. Luego de realizar investigaciones básicas de inteligencias, la Policía identificó lugares donde se comercializan objetos dudosos y se ejecutó el operativo, dijo Alex Reina, jefe del GOE.
La autoridad aclaró que dentro del negocio se encontraron objetos que no pudieron ser justificados, por lo que se decomisó.
Fueron cuatro policías del Grupo Antidelicuencial que participaron en el control.