Diana Durango, la primera militar ecuatoriana en llegar a unos Juegos Olímpicos

La ecuatoriana Diana Durango, capitán del Ejército, es la primera militar en la historia de Ecuador en llegar a unos Juegos Olímpicos, un debut en tierras niponas en el que espera plasmar toda la experiencia adquirida en los últimos doce años de tiro deportivo.

En Tokio, juegos a los que se clasificó en los Panamericanos de Lima 2019 y que son sus primeros, competirá en las categorías de pistola de aire comprimido 10 metros y pistola 25 metros, disciplinas a las que llegó en 2008, dos años después de haber ingresado en la carrera militar.

En su preparación para Tokio, Durango, una de las primeras clasificadas ecuatorianas de una delegación de 48 deportistas, pasó dos meses en México.

Por las competiciones en Japón estuvo un mes más ausente de su casa, la primera vez que pasó tanto tiempo separada de su hijo, cuenta con la voz entrecortada.

Hija y hermana de militares, y casada con un oficial al que conoció en un curso de paracaidismo militar, Durango confiesa que su mayor motivación es su hijo Cristopher.

“Entreno desde las ocho de la mañana hasta las cuatro de la tarde, llego a casa a hacer tareas con mi hijo, preparar algo de la cena y después a estudiar” su maestría en entrenamiento deportivo, relata al asegurar a Efe que todo el esfuerzo que hace “vale la pena”.

Conciliar su vida como militar, deportista, madre, estudiante y esposa no es fácil: “A veces siento que las 24 horas no me alcanzan”.

EN EL EJERCITO DESDE LOS 17

De 32 años, Durango llegó a las Fuerzas Armadas a los 17, inspirada por su padre y, aunque en sus inicios se vio tentada varias veces de abandonar la carrera militar, su tenacidad y respeto al esfuerzo económico de sus padres se lo impidieron.

“Los primeros años se me hicieron superduros, en algunas ocasiones tuve que llamar a mis padres a medianoche”, para pedirles que la retirasen del Ejército, recuerda con nostalgia.

Pero las angustias se disiparon y afrontó con tenacidad las jornadas y también los episodios de machismo en filas castrenses.

Un año después, empezó a practicar el tiro deportivo con rifle, para luego pasar a pistola con el fin de poder participar en el campeonato Suramericano de cadetes en Chile, en 2008, donde obtuvo una medalla bronce.

Una medalla que le aseguró su permanencia en Quito, lo que le facilitó formar parte de la Federación Deportiva Militar Ecuatoriana.