Dramática odisea de venezolanos para cruzar Colombia y llegar a Ecuador con rumbo a Perú y Chile

venezolanosTulcán.- Desde el pasado jueves se aprecia una disminución de la presencia de venezolanos, cruzando el puente internacional de Rumichaca. Carlos Vela, administrador de la terminal terrestre de Tulcán, también afirma que la afluencia de estos extranjeros disminuyó notablemente. En Rumichaca, la fila existe, pero es notoriamente menor a la de semanas anteriores.

Germán Rangel, oriundo del Estado de Bolívar, dice que la razón obedece a que desde la semana pasada, el Gobierno colombiano eliminó la emisión del Tarjeta Fronteriza para los venezolanos. Ahora su paso desde Venezuela a Colombia a través del puente internacional Simón Bolívar, solo se hace con pasaporte.

La Tarjeta Fronteriza la emitía Colombia a los venezolanos para que pudieran pasar a Cúcuta, transitar por la frontera y abastecerse de medicamentos y alimentos, pero muchos optaron por avanzar hacia otros destinos.

Tras una vida mejor

Linsy Herrera, venezolana, dice que en teoría el pasaporte es gratuito, pero su tramitación puede tardar meses. “Si quieres tu pasaporte rápido debes pagar 6 millones de bolívares”, dice al referir a una extrema corrupción del sistema burocrático. No todos tendrían ese recurso y eso estaría frenando la salida de los viajeros. 

Mientras descansa junto a una decena de grandes maletas, su hijo de tres años juega en los exteriores de migración. Sus ocho compañeros de viaje hacen fila a la espera de sellar los papeles. Linsy trata de descansar un poco de tres días de viaje en autobus. La anima pensar que en dos días más estará en Perú.

venezolanos2

En su natal Venezuela, Linsy era vendedora en un supermercado, pero en su celular indica las fotos de estanterías vacías, “No hay nada que vender, no hay dinero, no hay alimentos”, dice. Junto a su pequeño hijo llevan 72 horas en carretera, durmiendo apenas en los buses. “No he podido bañarme desde que salí; a los niños los bañamos en los lavabos en las terminales”.

Sin esperanza

Aunque la travesía suena dura para una madre joven y su hijo, Linsy está segura que es lo mejor, pues en Venezuela, siente que ya no hay esperanza, más ahora que el presidente Maduro anunció que se adelantan las elecciones. “Todo es embuste, siempre el gobierno dice que gana las elecciones, eso es mentira”. Esta joven mujer, al igual que muchos de sus amigos vendió todo para emprender la travesía. Logró reunir 4 millones de bolívares que al pasar a Colombia se transformaron en 106 mil pesos, es decir cerca de 40 dólares.

El viaje desde Cúcuta hasta Perú está presupuestado en 206 dólares.

Un viaje lleno de dificultades

Los venezolanos llegan con los pasajes justos. Casi no tienen dinero para comer, menos para pagar un hotel. Duermen en las terminales. El bolívar está más que devaluado. Un salario básico, dicen los viajeros, está por los 500 mil bolívares que son dos dólares.