Dos trabajadores del GPI con visto bueno

altIBARRA.  El pasado 23 de mayo varios trabajadores del Gobierno Provincial de Imbabura, GPI, se tomaron los talleres de la institución, ahora quienes están pagando esta medida son los dirigentes sindicales Byron Celi y Armando Bolaños, quienes tienen Visto Bueno en su contra y están en manos de la Inspectoría del Trabajo.

  Referente al tema.  Byron Celi, secretario del Sindicato de Trabajadores del GPI, mediante un comunicado expresó que:  “El Prefecto del Gobierno Provincial de Imbabura pretende quitarles su derecho al trabajo, con el trámite de Visto Bueno, por expresar los sentimientos de nuestros compañeros ante la inobservancia de las autoridades del derecho a la negociación del Contrato Colectivo que es una grantía constitucional establecida en el art. 326 numeral 13”.

Aseguró también que hoy mantendrán una reunión del Consejo Directivo Nacional de la FENOCOPRE, en la ciudad de Ibarra, a partir de las 10:00 horas, en las sede del Sindicato de Obreros del Gobierno Provincial de Imbabura, ubicado en las calles Maldonado No 8-27 y Flores. Se prevé la presencia de dirigentes nacionales en la reunión.
 Hubo protestas.  Un poco más de diez trabajadores con cartelones en mano y usando pitos gritaban la tarde de ayer consignas de apoyo para sus compañeros Byron Celi y Armando Bolaños.
Entre otras cosas lo que los trabajadores solicitaban al Prefecto Diego García que revea el Visto Bueno de sus dos compañeros.
Algunos trabajadores inclusive decidieron protestar con una mordaza en sus bocas.

 Ayer no fue posible conctatar al Prefecto.  El Norte trató de contactar vía telefónica al Prefecto de Imbabura Diego García para conocer su versión sobre la resolución tomada por él y su asesor jurídico Dr. Miguel Solá, sobre los dos funcionario del GPI, pero no fue posible.
Desde el departamento de  Comunicación Social del GPI manifestaron que el Prefecto en ese momento (tarde de ayer) estaba ocupado y que no podía contestar el teléfono.

 Además.   Según se conoció, el caso al momento está ventilándose en la Inspectoría del Trabajo y luego de 30 días se tendrá una resolución definitiva del tema. Mientras tanto los dos funcionarios se encuentran cesados en sus funciones al interior del GPI.