Dos toneladas de droga incautadas

A inicios del 2015, el objetivo de la Jefatura Provincial de Antinarcóticos y de  las diferentes dependencias adscritas a este servicio fue luchar contra el tráfico de consumo interno y envío de sustancias alucinógenas al mercado internacional.  
En este año, la meta ha sido cumplida y la guerra contra el microtráfico ha dejado buenos resultados. Un total de 103.373 gramos de cocaína fueron decomisados. Esta cantidad de estupefaciente estaba destinada a ser comercializada en los seis cantones de la provincia de Imbabura.
357.343 gramos de marihuana también fueron sacadas del mercado interno. Como responsables de este delito hubo 333 personas, entre ecuatorianos y extranjeros,  que fueron privados de su libertad y sancionados por la justicia. Logrando un total de 249 casos desarrollados en esta jurisdicción, superando la cifra de diligencias ejecutadas en 2014, que fueron de 178.  
Allanamientos, operativos, seguimientos, vigilancias, y un sinnúmero de estrategias y operaciones de inteligencia se implementaron para cumplir con el objetivo establecido. Al mando de César Escobar y Ángel Vásquez, mayor y capitán de policía, respectivamente, el objetivo fue superado en comparación con la meta del año pasado. El personal del Centro Regional de Adiestramiento Canino, CRAC y del Grupo Especial Móvil de Antinarcóticos, GEMA, formaron parte de los exitosos trabajos desarrollados, ya que parte de la droga que pretendía ser ingresada a la provincia fue descubierta y decomisada en San Jerónimo y en el Control Integrado de Mascarilla. Los antisociales no escatimaron en las decenas de formas de intentar pasar desapercibidos con el alcaloide, pero la eficacia de los uniformados, no permitió que la sustancia llegue a su destino. Collares, caletas, zandalias, artesanías, cuadros y hasta ropa, fueron, entre otras cosas, las maneras  que los infractores utilizaron para camuflar droga.
Más de una tonelada de cocaína fue decomisada. La droga estaba escondida dentro de grandes rocas de mármol. Personal de la Unidad de Información de Puertos y Aeropuertos, UIPA, y la JPAI, montaron un importante operativo y capturaron a dos personas en un galpón situado en Calpaquí en Otavalo.
Al mismo tiempo, un camión fue retenido y el conductor privado de su libertad al ser encontrado con cocaína escondida en los lados y el techo del furgón del pesado automotor.
El alucinógeno estaba destinado al mercado europeo en donde la cifra por cada bloque triplica el precio por el que generalmente se la consigue en latinoamérica.
Entidades de envío de encomiendas también estuvieron resguardadas por los agentes de la JPAI, quienes no permitieron el paso del estupefaciente.