Dos sentencias en conflicto en tema minero en Urcuquí

Con respecto al conflicto socioambiental que se vive en la parroquia de La Merced de Buenos Aires, debido a la presencia de la empresa minera Hanrine, el pasado mes de junio, el juez de la Unidad Judicial Multicompetente de Urcuquí Manuel Sucuzhañay, dictó medidas cautelares para que la empresa minera desaloje el ingreso del pueblo y evitar enfrentamientos con la población.

Ahora, la empresa Hanrine también ha interpuesto una acción de protección que ha sido aceptada por el juez Byron Andrés Vallejo del Distrito Metropolitano de Quito argumentando una violación a sus derechos.

Esta sentencia del juez capitalino dispone que la Policía Nacional del Ecuador tome las medidas necesarias para garantizar el libre tránsito de la compañía Hanrine, incluso con el uso progresivo de la fuerza de ser indispensable.

Este conflicto entre los pobladores y la empresa minera parece un cuento de no acabar, según el asambleísta imbabureño Mario Ruíz, que se ha puesto al frente de las acciones en defensa del pueblo de Buenos Aires, “aquí hay dos sentencias que se están contraponiendo; la una establece que se debe precautelar la paz y la seguridad del pueblo de Buenos Aires y de los trabajadores de la minera, y la sentencia de Quito dice que se debe utilizar al Ejército y a la Policía para entrar a la fuerza a Urcuquí”.

Para Ruíz, en este escenario es necesario “sopesar los derechos del pueblo ecuatoriano, del pueblo de Urcuquí”, que se han acogido al derecho constitucional a la resistencia, al no estar de acuerdo con la actividad minera legal e ilegal.

El Asambleísta hizo un llamado al Gobernador de Imbabura para que “se actúe de manera sensata; si la Policía y el Ejército entran a la fuerza al pueblo de Buenos Aires, eso va a ocasionar un conflicto de gran magnitud en el cual pueden afectarse los derechos constitucionales a la integridad física y a la paz”.

El pasado martes, 27 de julio, ya se han suscitado hechos violentos en la parroquia, donde los trabajadores de Hanrine han intentado ingresar a las áreas concesionadas, y los forcejeos y pelas dejaron un comunero herido. Varios pronunciamientos se han dado por parte de algunos asambleístas y también la Defensoría del Pueblo que se ha hecho presente en el lugar para recolectar información sobre los hechos.