Dos lugares que aún perduran, fueron construidos antes de 1868

Ibarra.- “Los habitantes (en Ibarra) son muy sociables y hospitalarios. La hospitalidad es una virtud importante para el viajero, pues este pueblo no tiene tabernas ni posadas. El viajero, que llega sin conocer a nadie, está obligado a contar con la hospitalidad privada…”, así describe Friedrich Hassaurek, en 1867, a la ciudad de Ibarra, en su libro “Cuatro años entre ecuatorianos”.

El embajador estadounidense no se imaginó lo que ocurrió un año después. La madrugada del 16 de agosto de 1868 un terremoto de 7.2 grados mostraba una escena lúgubre que distaba mucho de las amables palabras del viajero.

Siglo y medio después. La arquitecta Teresa Villalba, responsable de Patrimonio del Municipio afirma que dos edificaciones, que fueron construidas antes del terremoto, se mantienen hasta la actualidad: El puente de Los Molinos y el Convento de la Carmelitas. La reconstrucción, después del terremoto, comenzó gracias a la gestión de Gabriel García Moreno y el planificador Arturo Rogers.

Dos lugares con historia. El viaducto permanece firme desde 1820, al final de la avenida Carchi. Carlos Gudiño quien vive 63 años a pocos metros de la construcción, recuerda que era la única salida hasta Carchi. En el segundo caso, el convento se desplomó el 16 de agosto, dos años después de ser habitado por las religiosas. Actualmente está siendo rehabilitado por la Universidad Técnica del Norte, UTN.