Dos comunidades son pioneras en turismo rural en Otavalo

Otavalo. La actividad turística se fortalece en los alrededores del lago San Pablo. Las comunidades de Cachiviro y Araque, se consolidan como las principales paradas de los turistas que visitan este atractivo natural del cantón, pero en Huaycopungo y Espejo también se trabaja en la oferta turística a orillas del lago.

Atractivo. Cuatro parroquias se encuentran ubicadas alrededor del lago San Pablo. En Araque, comunidad perteneciente a la parroquia San Pablo, la asociación La Garza de turismo Rural y Comunitario del parque acuático es una de las pioneras en brindar servicios turísticos a los visitantes. A pesar de que en los alrededores del lago también existen hoteles de alto nivel, hasta este sitio llegan visitantes de todo nivel económico.

Juan Chávez, Secretario de La Garza, aseguró que hasta el parque acuático de Araque llegan visitantes nacionales y extranjeros en busca de las alternativas de distracción que tiene este lugar. “Los feriados y fines de semana es cuando más visitantes tenemos. Estamos preparados para atender a todos quienes llegan hasta este punto del lago”, explicó Chávez.

En el otro lado. En la parroquia San Rafael, un grupo de habitantes de la comunidad Cachiviro hace pocos años decidieron aprovechar el recurso natural y empezaron a brindar servicios turísticos. Adquirieron botes, han construido puestos de venta de comidas y artesanías que se producen en la localidad.

A pocos minutos de Cachiviro, dentro de la misma parroquia, en la comunidad Huaycopungo también se está iniciando con la actividad turística en un sector denominado Cocha Pungo. Los emprendedores de esta zona adquirieron una balsa de totora a inicios de este año.