Donaron cabello por una causa noble

Otavalo. Mishell Arcos y su hija Nicole Rodríguez, no escatimaron esfuerzo alguno para llegar a Otavalo.

Viajaron desde el centro de Tulcán, para ser parte de la ‘Fiesta de coronación de Pelucas’ que se realizó en el parque bolívar.

Alegría. Tanto madre e hija entregaron 46 y 45 centímetros de su cabellera para esta noble causa.

“Es algo muy grande para mí. Yo tuve a mi hermano que padeció esta enfermedad y vi como se quedaba sin cabello, por eso no dude en venir hasta acá”, dijo Mishell Arcos.

La historia de la madre de familia, se repitió entre las casi 40 personas entre hombres y mujeres que acudieron al llamado benéfico.

Del evento. Las celebraciones de coronación de pelucas son el espacio idóneo para que los donantes compartan con los beneficiarios. Esta actividad es parte de una terapia de buena energía.

Trinidad Martínez, quien impulsó el evento, se mostró satisfecha por la masiva acogida. “Hemos tenido el respaldo de la gente que llegó desde Quito, Ibarra y Tulcán, superamos las expectativas”.

Segunda fase. Con el cabello donado, se fabrican las pelucas para los pacientes oncológicos.

Estas se hacen de acuerdo a la edad y a la medida de cada paciente. Más allá del cabello, lo más importante es la parte sicológica. Quienes donaron cabello, mayoritariamente tuvieron familiares o amigos con cáncer y eso hizo que tuvieran la inclinación de ayudar.

“Estos eventos son inclusivos y sin duda alguna mejoran la condición anímica de los pacientes. La fundación Dibuja una Sonrisa cumple una loable labor”, aseguró Marina Albuja, otra de las donantes.

Nicole Rodríguez quien se cortó por primera vez en 10 años su cabello, donó 45 centímetros.
Mishell Arcos una de las donantes de cabello, dialoga con Richard Mainsincho, el estilista que realizó ayer los cortes de cabellos.
Mishell Valenzuela también llegó para sumarse a esta noble causa.
Cristina Salas fue una de las primeras mujeres que donó su cabello
Los mechones de cabellos fueron clasificados en estas cajas especiales.
Con mechones como este se realizan las pelucas para los pacientes oncológicos.