Doña Rosa, una emprendedora con más de 30 años en Mira

El sazón y el carisma que tiene doña Rosa Meza es inconfundible. Sus cuyes y pollos asados deleitan por más de tres décadas a la ciudadanía del norte del país, principalmente del cantón Mira y de sus zonas aledañas. Son preparados en horno de leña lo que hace que los platillos de doña Rosa sean únicos.

La familia de doña Rosa es un soporte fundamental para que su emprendimiento tenga éxito. Ella no solo prepara los cuyes, los animales son cuidados y alimentados por ellos mismos (su familia), ya que de eso depende el toque del buen sabor. Lo mismo sucede con los pollos.

Cada día empieza su jornada a muy tempranas horas, claro que todo depende del pedido que exista de clientes. Por ejemplo pueden haber 10 pedidos de cuyes asados al día y a veces hasta más. Pero tienen que estar con mucha más anticipación los cuyes y los pollos ya preparados para que su sabor sea de lo mejor.

Redes sociales.
La promoción la realizan sus hijos, entre ellos Iván Ruales, quien utiliza las redes sociales para hacer conocer el emprendimiento. “Lo hacemos mediante las plataformas digitales, ya sea en la página de Facebook y también WhatsApp.

Tenemos clientes de todo lado, todo lo que mi mamá prepara es bajo pedido”, dijo Iván quien asegura que la familia es muy grande y que por tanto eso es muy bueno a la hora de preparar, promocionar y distribuir los productos que llegan al cliente.

Algo más que debe saber es que antes de asar un cuy es importante dejarlo una noche adobado con sal, cebolla y ajo. Al día siguiente, se lo puede preparar en la brasa, y en un tiempo promedio de 30 minutos está listo para servirse con el resto de ingredientes.

En el caso del platillo de cuy, éste va acompañado con papas, ají, tostado y algo más como puede ser la zarsa de maní. El pollo va casi con el mismo acompañado, aunque todo depende del gusto del cliente.

El cuy asado es un plato típico y ancestral que viene de generación en generación y que personas como doña Rosa siguen manteniendo intacto el sabor y la tradición.

A nivel del Ecuador se conoce también que el gusto por este plato tradicional no solo se limita a nivel local o regional, sino que incluso sobrepasa las fronteras de Ecuador, así lo explican varios clientes quienes inclusive envían a otros países.