Don Segundo González

Trabajó como betunero en los bajos del antiguo Colegio “Teodoro Gómez de la Torre”, del Parque Pedro Moncayo de Ibarra. Tiene una memoria prodigiosa, ya que nos recordaba a los “Teodoristas”. Nos manifestó lo siguiente: “A esta calle más se le conoce como: “la calle de los Revelo”, porque influyeron los taxistas Revelo en este parque”.

Ahora, ya no hay esta parada de taxis, pero, nos quedan varios recuerdos: el antiguo ceibo, el viejo torreón, la casa esquinera de la Ibarreñidad y nuestro amigo, don Segundo González, hombre sencillo y humilde. El 9 de enero de 2015, con motivo de la invitación del Lcdo. Luis Mejía Montesdeoca, Presidente del Grupo Corporativo del Norte, a los empleados y articulistas del diario El Norte al Hotel “Imperio del Sol”, para rendir homenaje a los periodistas ecuatorianos, conversamos con don Segundo, nos atendió de la mejor manera y nos recordó de muchas cosas olvidadas en el tiempo. Le preguntamos si alguna vez el taxista Pedro Revelo se equivocó en su habilidad de ubicar al taxi sin conductor en su lugar. Nos contestó: “jamás quedó mal con su público y siempre recibió el aplauso de los visitantes”.

Sobre el taxista Pedro Revelo, nos manifestó: “era un hombre culto, porque mientras conducía su taxi mantenía con los usuarios conversaciones novedosas e interesantes”. Se retiró cumpliendo 60 años como betunero en el Parque Pedro Moncayo. Un personaje en Ibarra, símbolo de trabajo.