Docentes esperan que por fin llegue el nuevo escalafón salarial

Ibarra. De 10 categorías está compuesto el Escalafón del Magisterio Nacional. Un docente puede trabajar por más de 20 años en una institución, pero si continúa en las categorías más bajas, su aspiración salarial no aumenta.

El clamor de los docentes es llegar a tener un sueldo que solvente sus necesidades y valore su trayectoria dentro del Magisterio.

Un docente titulado en el país inicia su carrera como con un sueldo de 817 dólares, pero si asciende a la más alta categoría podría recibir una remuneración mensual de 1 676 dólares.

En este mes un total de

12 000 docentes se beneficiarán de la recategorización, sin embargo el aumento de salario iniciará desde 2019, en caso de que puedan concluir con éxito el proceso.

Categorías. La mayoría de docentes se encuentran en categoría G, en donde perciben un sueldo de 817 dólares y deben tener un título de licenciatura en Ciencias de la Educación o ser profesional de otras disciplinas y ramas relacionadas. En esta categoría los maestros pueden permanecer durante muchos años, si no obtienen la recategorización.

La categoría más alta es la A, donde reciben un sueldo de 1 676 dólares. En este escalafón están los docentes con más de 24 años de experiencia que ingresen, en la categoría G, a la carrera docente pública y aprueben los cursos de formación requeridos o que hayan aprobado el programa de mentoría y el proceso de evaluación. Uno de los requisitos para ascender a la categoría A es tener un título de maestría en el ámbito educativo y también se considerará como mérito adicional, haber publicado el resultado de una experiencia exitosa e innovadora en el ámbito de su función o haber sido directivo de instituciones, asesor educativo o auditor educativo, además de haber tenido una calificación excelente en la evaluación.

Experiencia. Ximena Miranda es docente de Historia y Ciudadanía hace 26 años, ella asegura que la carrera requiere de compromiso. La docente está actualmente en la categoría C y aspira a llegar el próximo año a la B.

“En realidad, los compañeros, por el tiempo de la plataforma y por los requerimientos, no alcanzaron la recategorización. En mi época de ascenso no sólo sirvió el buen puntaje en la prueba, ya que uno de los requisitos era el título de posgrado y eso nos facilitó. Muchos compañeros tienen títulos de cuarto nivel y están en la categoría G”, relató la docente.

Pedro Chulde trabaja como docente hace 25 años. El asegura que el pedido del alza salarial es justo, porque la tarea del docente es ardua. “Nos llevamos trabajo a la casa, porque tenemos que mirar por las diferencias individuales de los estudiantes. Recordemos que cada ser es un mundo diferente y nosotros tenemos que comprenderlos y entenderlos”, aseguró el maestro de Educación para la Ciudadanía.

Por su parte, María Victoria Trujillo es docente hace 25 años, se encuentra en la categoría G y asegura que no existe la forma de que al maestro le reconozcan por los años de servicio y trabajo. “El sueldo no alcanza, esperábamos que el Gobierno cumpla con el ofrecimiento y nos iguale el sueldo al de un policía, pero no se alcanzó esa promesa”, agregó.

Dijo también que llevan el trabajo a la casa y se tardan unas tres horas estructurando pruebas, planificando, calificando deberes y, prácticamente, no tienen un horario establecido.

Pedro Chulde menciona que también deber cumplir con el papel de psicólogo y trabajar con los padres de familia de sus estudiantes.
María Victoria Trujillo aseguró que su jornada comienza a las 6:00 y además de las clases, brinda atención a los padres de familia.
Ximena Miranda (d), es la coordinadora del Bachillerato Internacional en la UE Ibarra, y se encuentra en la categoría C del escalafón.