Docente universitario: La actuación de Luis Vivanco y de Boscán es indefendible

IBARRA.- Hernán Reyes, quien en la era presidencial del exmandatario Rafael Correa fue miembro del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación, es un docente universitario que analizó en ENtv la criticada actuación de los periodistas de “La Posta”, Andersson Boscán y Luis Eduardo Vivanco, quienes tuvieron debut y despedida tras un polémico programa en TC televisión que tuvo como punto central a Leonidas Iza, actual presidente de la CONAIE.

¿Cómo analiza la actuación de ‘La Posta’ en TC televisión?
Desde hace muchos años y desde la Academia se ha venido investigando de cómo el periodismo ejerce su oficio en el Ecuador. De ello hay múltiples investigaciones que muestran la manera de representar a personas con discapacidad, personas con diversidad sexual, el tratamiento morboso de la crónica roja, la espectacularización que han sido las constantes que nosotros hemos visto como parte de los contenidos que reproducen muchos medios de comunicación…

¿Solo los medios…?
A veces los propios periodistas que tienen espacios informativos. En ese sentido “La Posta” ha sido para mi el mejor ejemplo de lo peor del ejercicio del periodismo, si es que se puede llamar periodismo a lo que intentaron hacer los señores Boscán y Vivanco en TC televisión que es un canal incautado.

Ellos tienen una alta audiencia en las redes sociales…
Ellos se convirtieron en influencer pero a la larga han terminado haciendo lo que hemos visto y eso ha producido una reacción muy clara, frontal, bastante grande y extendida por parte de las audiencias. En Ecuador hubo un momento en que las audiencias, los destinatarios, los receptores de este tipo de mensajes dijeron basta, ya no queremos un pseudo periodismo que ataque, que critique, denigre y acuse sin fundamentos y finalmente no cumpla la misión básica del periodismo que es buscar la verdad, contar historias, temas que interesen a la colectividad y en esa historia existan múltiples voces de manera contrastada para que tengamos varias versiones y poder sacar nuestras propias conclusiones.

¿Se rayó en el insulto?
Este fue un programa que está al límite o al borde de ser considerado un discurso de odio en contra de una persona respetable a la que hay que reconocer, no solo su pertenencia étnica como indígena al ingeniero Leonidas Iza, sino más aun en su condición de autoridad como presidente de la organización social más importante del país como es la CONAIE.

Ellos, Vivanco y Boscán, se han defendido enarbolando el principio de la libertad de expresión…
Eso es lo más grave porque en realidad se han tomado de la libertad de expresión que es un principio fundamental en la comunicación humana, que está reconocida universalmente, para tratar de defender sus actuaciones que son indefendibles, injustificables.

Pero presentaron disculpas públicas y no van más
Yo me dejo llevar por las palabras del propio Luis Eduardo Vivanco cuando dijo que a él no le calza el principio ontológico, porque ellos son como son y que seguirán siendo así. Es más, señaló que la política editorial de ellos es como un Rottweiler que les jalona y que a la final no lo pueden controlar. A mi me parece que es una actitud infantil el hecho de decir que se les fue la mano, que se les disculpe porque estaban un poquito excedidos, pero en la práctica no se pueden controlar.

¿Calza la autorregulación?
Esa actuación echó por tierra el discurso de algunos defensores de la desregulación en el campo de la comunicación que plantean que la única medida posible para que los medios se manejen bien es la autorregulación.
“La Posta” es el mejor ejemplo de que no es dable la autorregulación en el país para poder controlar estas desmesuras, esos excesos y la tremenda falta de profesionalismo.