Dña. Pame la memoriosa

Jorge Luis Borges en su famoso cuento “Funes el memorioso” relata la historia de un joven que podía memorizar todo lo que percibía; nada se borraba de su memoria, al punto que hubiera necesitado de otra vida para contar todas esas fabulosas experiencias. Ahora en nuestro país contamos con Dña. Pame, una señora capaz de memorizar los nombres, apodos, abreviaturas, montos de dinero que habían recibido, fechas y otros detalles en el llamado “Arroz Verde” o Caso Sobornos. Ella tenía tal retención que pudo pasar, varios años después de los hechos, todos los datos a las agendas, que las comenzó a escribir, según su confesión, mientras iba en un vuelo interno. Esta fabulosa información memorística ha sido la prueba que presentó la Señora Fiscal como elemento capital de su acusación. Pero Borges al final del cuento dice: memorizar no es lo mismo que pensar, es decir que su personaje Funes no completaba el proceso Cognitivo, de percepción-atención-memoria-pensamiento, con las funciones de abstracción, generalización, análisis, síntesis y la elaboración de: conceptos, juicios y razonamientos, entre otros, que involucra el proceso de pensar. Funes retenía pero no pensaba. Veamos que pasa con Dña. Pame la memoriosa, el momento en que la señora juez la llame a explicar los diferentes contenidos que están escritos en varias agendas y que han sido motivo de muchos análisis por parte de la prensa y especialistas en Derecho, que tienen diversas opiniones sobre su autenticidad.