Discapacitados pueden mejorar su calidad de vida

altIbarra. “David escribió una carta al Vicepresidente de la República, pues su silla de ruedas estaba dañada… en la carta le decía que es un niño con discapacidad y que necesitaba una silla para poder ir a la escuela; también le agradecía…”, recordó Patricia Criollo, madre de David Chacua.

 La ayuda llegó. Al poco tiempo de enviar la carta, representantes de la Misión Manuela Espejo entregaron una silla de ruedas, un colchón y una silla de baño a David, un niño que el 10 de julio cumplirá 9 años de edad; no tiene movilidad en sus brazos y piernas, pero eso no ha sido impedimento para estudiar.
Patricia trabaja en su casa realizando manualidades.

David recibió la visita del vicepresidente Lenín Moreno, quien quedó maravillado con él. Desde julio de 2009 es beneficiario del bono Joaquín Gallegos Lara, de 240 dólares.

Luego de ser rechazado en varios jardines de infantes, le abrieron las puertas en el prekinder de la UTN, después asistió al jardín Lucila Maya de Proaño, ubicado en La Victoria, y desde segundo de básica está en la escuela Suboficial Edison Mendoza, actualmente cursa el tercer año de básica.

“Mi hijo ha demostrado que no hay ningún obstáculo ni barreras… nada me ha detenido…”, comentó con emoción Patricia.
David emplea su boca para escribir y actualmente lo hace con mucha destreza, tanto, que en el concurso Dibuja y Pinta de Diario EL NORTE ocupó los primeros lugares.

“Hace muy bien los deberes, es bueno…” son comentarios de los compañeros de escuela de David. “Que sigan siendo mis compañeros… me pasan las cosas”, comentó el niño sobre sus amigos de grado. En vacaciones dice que pasará en su casa, aunque no le desagrada la idea de asistir a un curso vacacional de pintura, porque tiene la ilusión de ser un gran artista cuando crezca.

 Oficina en Ibarra. El lunes, Liliana Quelal, médica del Centro de Atención Integral Manuela Espejo, Caime,  en Imbabura, calificó para el bono Joaquín Gallegos Lara a Fanny Guadalupe, una mujer discapacitada de 49 años de edad, que desde niña no puede desenvolverse  por sí sola.

Recibe los cuidados de su madre, principalmente, y ahora con el bono de 240 dólares podrá contar con lo necesario y mejorar su calidad de vida.  

Este martes, la oficina Manuela Espejo, denominada Caime,  se inaugura en el Patronato del Gobierno Provincial de Imbabura, a las 10:00

El asesor de la Vicepresidencia y coordinador nacional de la Misión Manuela Espejo, Santiago Delgado, explicó que la atención ha sido permanente desde el 30 de mayo, en todos los cantones. Delgado informó que en Imbabura se ha entregado 150 bonos y se espera llegar a un cupo de 300.

Tener una discapacidad muy crítica y permanente; contar con una persona que la cuide desde siempre, no solo ahora, por el bono, además, que las condiciones económicas no sean las más adecuadas y que vivan en una pobreza muy marcada, son algunos de los requisitos que se debe cumplir para obtener el bono Joaquín Gallegos Lara.