Dinamitar

Dinamitar es la acción de hacer explotar la dinamita y destruir, este peligroso compuesto químico obviamente se asocia con su inventor el sueco Alfred Nobel (1833-1896), Nobel no sólo se hizo famoso por inventar la dinamita sino por crear el premio que lleva su nombre.Nobel se dio cuenta de lo peligroso de su invento cuando en una explosión accidental murió su hermano.

La dinamita ha sido utilizada principalmente en la minería y en armas de destrucción.  Nobel amasó una gran fortuna, parte de ella asignó a una fundación encargada de entregar cada año un premio a los mejores exponentes de Medicina, Física, Química, Literatura, Economía y a la persona que mayores contribuciones haya hecho por la Paz.
Hemos hecho un brevísimo recuento de la historia de la dinamita y sus efectos para el buen y mal uso; ahora resulta que en los tiempos de la Revolución de una sola explosión se “resolvió” un problema irresueltos desde hace mucho tiempo, me refiero a los hechos injustificados sucedidos días atrás en los cantones de San Lorenzo y Eloy Alfaro de la provincia de Esmeraldas; es verdad que la minería ilegal ha venido actuando sin Dios ni ley, es verdad que la contaminación de los ríos por el uso de químicos en forma indiscriminada tiene efectos altamente nocivos; todo lo señalado es incuestionable. Aquí cabe una pregunta: ¿Qué ha hecho el gobierno del presidente Correa en estos cuatro años para buscar soluciones o alternativas a este grave problema? Más allá del drama humano que hay detrás de la minería artesanal; lo preocupante es las piruetas jurídicas que hace el gobierno para mal utilizar a los militares; resulta que ahora se los utiliza para cualquier cosa, ya sea para desalojar a invasores de tierras, para dar seguridad a la Asamblea, para el resguardo de cárceles, seguridad en las calles y por último dinamitar maquinarias de mineros; lo más triste es ver a unas Fuerzas Armadas queridas, admiradas y respetadas, creandose una imagen de represores. Además el Poeta Ponce, otrora defensor de la libertad de prensa, de los DD.HH. y enemigo acérrimo de todo lo que huela a militar, justifique este hecho deplorable. En conclusión, la ilegalidad no se puede resolver con otra ilegalidad…tiempos de la Revolución Ciudadana.   

 Coronel (r) Alberto Molina Flores
albertomolina46@yahoo.es