Dinamia de la banca ecuatoriana

El bancario es uno de los sectores de mejor desempeño dentro del ámbito empresarial ecuatoriano. Sus utilidades alcanzaron durante el año 2019 un total de 560 millones de dólares. Un 10% más que en el ejercicio fiscal 2018.

A pesar de las dificultades económicas del país, que se agravaron con los graves incidentes derivados de las protestas de octubre, la banca se proyectó como una actividad altamente rentable.

Aunque para 2019 se pronosticaba un incremento de depósitos del orden del 2%, en la práctica subieron en casi 7%.

Esto se debió en gran parte a la firma de los acuerdos entre el Gobierno y los entes multilaterales de crédito, y a la obtención de líneas de crédito del exterior en el orden de mil millones de dólares, por parte de la banca privada.

Los desembolsos del Fondo Monetario Internacional y de otros organismos de crédito generaron sustanciosos incrementos en los depósitos bancarios y, por ende, comportaron una fuerte expansión crediticia. El principal destino de los créditos bancarios fue el consumo, en el cual la tasa de interés es mayor; de allí que las utilidades del sector fueran tan altas. Dentro de ese rubro se encuentra el crédito automotriz, clave en el desarrollo de dicho sector. El crédito para empresas tuvo un crecimiento discreto de 4%, el micro crédito se expandió en 16% y el del ramo de la construcción y vivienda en tan solo 3%.