Dificultad en el mantenimiento de unidades educativas en Otavalo y Cotacachi

Otavalo. Un total de 2 066 estudiantes asisten normalmente a las unidades Educativas del Milenio que funcionan en Otavalo y Cotacachi desde 2009 y 2012, respectivamente.

El mantenimiento de las instalaciones es el principal problema que atraviesan las dos instituciones educativas que se esfuerzan por brindar una educación de calidad.

Jatun Kuraka. Esta unidad educativa del milenio se conformó con los estudiantes de las instituciones educativas Jaime Roldós y Antonio Granda Centeno, ambas escuelas de educación básica. El gobierno de Rafael Correa invirtió 1 millón 885 mil dólares en la construcción de la infraestructura y la dotación de tecnología a esta institución. Actualmente, 1 242 estudiantes asisten en dos jornadas a esta institución que está ubicada en el barrio San Juan, al occidente de la ciudad.

Según información proporcionada por el distrito educativo 10D02 anualmente se invierte 17 587,30 dólares anuales en seguridad y otros 41 522,88 dólares en limpieza de las instalaciones pero para Alexandra Navarro, vicerrectora de la sección vespertina de la Jatun Kuraka, la difícil situación económica del país ha perjudicado también a esta institución.

“No tenemos internet, conserje, no hay personal que haga el aseo y de mantenimiento a la infraestructura, pero lo que se refiere a educación , tenemos docentes altamente calificados que brindan una educación de calidad”, explicó Navarro.

Según la funcionaria de la institución educativa el aporte de los padres de familia ha sido indispensable para mantener en funcionamiento la institución. “Al inicio, las 26 aulas contaban con internet; en básica elemental habían pantallas digitales pero hoy no. Actualmente el internet se pagan los profesores”, señaló la vicerrectora.

Sumak Yachana Wasi. En la unidad educativa del milenio, construida en la parroquia Imantag, comunidad Colimbuela, el aporte de los padres de familia también es importante.

La creación de la institución educativa permitió el control de grupos antagónicos (pandillas) que proliferaban en esta parte del cantón, así lo dio a conocer el vicerrector de la jornada vespertina, Gabriel Jijón.

“Se ha visto un cambio bastante drástico. Cuando inició el funcionamiento de la institución, los estudiantes ingresaban con cadenas, navajas y otros tipos de armas en las mochilas de los estudiantes. Hoy, la presencia de pandillas ha disminuido notoriamente”, señaló Jijón.

La institución educativa inició sus actividades en el año lectivo 2012 2013.

El rescate de la cultura y saberes ancestrales de las comunidades es parte fundamental de la educación que se imparte en la unidad del milenio.

El servicio de transporte gratuito para estudiantes todavía se mantiene y es una motivación para los padres de familia.

Jijón aseguró también que la unidad educativa está fortalecida. “Tratamos siempre que las instalaciones estén en buen estado. Para esto siempre contamos con el apoyo del distrito de educación y los padres de familia”, explicó Jijón.

La directora distrital de educación de Cotacachi, Cecilia Menacho, aseguró que el anuncio presidencial de reapertura de escuelas rurales cerradas en el anterior gobierno no afectará el funcionamiento de esta institución que ya se ha posicionado en la comunidad educativa.

Estela Quimbo, docente de la Sumak Yachana Wasi, en una clase con estudiantes de inicial 2.
Alex Echeverría (i), Ammy Túqueres, Alexandra Navarro, Lizbeth Pillajo y Margarita Chamba, de la Jatun Kuraka.