Diez horas esperaron los comerciantes por comprar un cilindro

Ibarra. Un helado de sabores fue el único alimento que se sirvió José Ruiz en el estacionamiento del mercado la Playa en el centro de Ibarra.

Don José, como lo llaman sus conocidos llegó con su cilindro de gas a las 06:00 y no se movió de su puesto ni para almorzar.

La razón, detrás de él decenas de comerciantes iban llegando uno a uno hasta formar una fila, todos con el mismo afán, adquirir un cilindro de gas para poder cocinar.

Madgalena Meneses, una comerciante del mercado Amazonas, es la encargada de llamar al dueño de uno de los más de 30 camiones distribuidores para que el lunes y viernes llegue con 170 cilindros con la finalidad de abastecer al sector de las comidas.

A los usuarios se les entrega un ticket sellado para que este sea el único salvoconducto que les permita adquirir el cilindro.

Los comerciantes insisten en que existe desabastecimiento, sino no hicieran estás largas y demoradas filas

A la espera. Al lugar llegan también personas de otros sectores para intentar conseguir por lo menos un cilindro, sin embargo, según la encargada de coordinar la venta de gas a ellos se les atiende una vez que se hayan despachado a todos los portadores del ticket y que son comerciantes del mercado.

A las 16:00 llegó el distribuidor del gas azul y comenzó con la venta, en medio de aglomeraciones.

Hasta el sitio asistió el Comisario de Ibarra, Juan Manuel Córdova, para supervisar que no existan inconvenientes. Confirmó que la cantidad de gas destinada para Imbabura es normal. “No hay desabastecimiento de gas, lo que existe es una demora del mismo”, insistió. Esto mientras dure el mantenimiento y que según la Agencia de regulación y Control Hidrocarburífero se normalizará en los próximos días, aunque el gobernador Galo Zamora dijo anteriormente que a finales de abril se normalizaba.