Sillas de ruedas para adultos mayores en La Esperanza

Con gran ilusión, así fue como algunos de los residentes de la parroquia La Esperanza, ubicada en el suroriente de la ciudad de Ibarra, recibieron sus sillas de ruedas. Instrumentos que los ayudarán a tener una mejor movilización.

Hace algunos días se entregaron dos de los implementos a personas pertenecientes a grupos vulnerables de la localidad, según comentó Norma Vega, representante de Protección de Derechos del Gobierno Autónomo Descentralizado.

Francisco Pupiales, quien es habitante de la comunidad de San Clemente, fue uno de los ciudadanos que recibió la silla de ruedas. Su herramienta tiene la característica de que es todo terreno, lo que le permitirá tener una movilización mucho más amplia y que pueda acceder a cualquier lugar a donde desee ir.

El hombre se sintió contento de recibir el implemento, ya que eso aportará a que su calidad de vida mejore. Pero no fue el único que recibió una silla de ruedas, con gran alegría la señora Rosario Morejón, quien es habitante del barrio San Francisco, también obtuvo una.

“Son adultos mayores que por su edad se les dificultaba su movilización, es gratificante ver su alegría y la satisfacción de todos sus familiares”, mencionó Vega. Esto porque antes de recibir las sillas, sus parientes debían cargarlos en brazos para trasladarlos de un lugar a otro.

Vega comentó que las sillas de ruedas fueron adquiridas luego de un proceso de autogestión en el que la Red de Protección de Derechos de los Sectores Prioritarios realizó, por lo que agradeció al Patronato Provincial de Imbabura y al prefecto de la provincia Pablo Jurado, quienes donaron las sillas de ruedas.

Antes de elegir a los beneficiarios de las sillas de ruedas, se realizó un trabajo de diagnóstico en conjunto con los subcentros de salud de cada sector para identificar a personas vulnerables. Una vez identificados se hizo un petitorio para poder acceder a las sillas de ruedas, explicó Vega.

El personal técnico del proyecto del Adulto Mayor CIAM también realizó un estudio para ayudar a la selección de los beneficiados, pero se espera que en el futuro próximo más personas logren tener implementos que los ayuden a mejorar sus condiciones de vida y puedan continuar con sus actividades cotidianas.