Diego Morán: La gran meta es ganarle al coronavirus

IBARRA.-Diario EL NORTE se contactó con el piloto ibarreño Diego Morán, quien vive en Shanghái en China. Él contó su vida ahora en tiempo de cuarentena.

“Llegué a Shanghái en China, lugar donde resido desde el 2017, hace dos semanas. Antes pasé en Malasia y es lamentable todo lo que sucede en el mundo y especialmente en Ecuador con la pandemia del Covid-19.

Estoy terminando mi período de cuarentena voluntaria, pues todas las personas que lleguen de otras partes deben quedarse en casa dos semanas. Esta fase está a punto de terminar y haré mi vida normal. Acá ya todo está controlado.

Estoy en Shanghái por razones de trabajo. Hay oficina en esta ciudad y en Malasia. Desde que llegué trabajo vía on line.

Hago todo por medio del computador y ya retomaré la actividad asistiendo a la oficina de la empresa Continental para la que laboro.

En diciembre viajé a Ecuador por vacaciones y me tocó estar un mes más allá. Permanecí hasta el 22 de febrero en el país. En realidad nunca se me pasó por la cabeza pedir cambio o algo así. Siempre estuve atento a lo que sucedía acá (Shanghái).

Además tengo todas mis cosas en esta ciudad. Sabía que en algún momento se iba a arreglar y debía volver”.

Planes bloqueados.

“Deportivamente hablando, esta emergencia sanitaria nos ha golpeado a todos. Tenía planificado correr el Campeonato TCR ASIA una vez más, que debía empezar este mes, pero el evento está paralizado.

Se postergó y todavía no hay una fecha clara para que inicie. Seguramente se reanudará en los meses de mayo o junio. Muy complicado todo.

Tenía conversaciones muy adelantadas con un par de auspiciantes en Ecuador pero ante esta situación del coronavirus fue difícil ya que la economía ha sido golpeada duramente y hay que esperar y ver si se puede o no seguir en carreras durante este año.

Estoy en espera. Veo muy difícil por todo lo que sucede. Si la situación me lo permite trataré de ir a Ecuador en julio”.

Una vida variada.
“Ahora en cuarentena me levanto a las 07:00 y hago ejercicios vía on line. Tomo la bicicleta estática por 30 minutos y luego a trabajar.

Al mediodía voy a la cocina a preparar algo para almorzar o solicito comida a domicilio que acá funciona muy bien. En la tarde sigo con mi labor y casi en la noche leo o realizo cualquier actividad de casa.

Ahora que podré salir iré a ver dos sitios que rentan simuladores por horas. Hay muy avanzados y sirven para entrenar. Son similares al comportamiento del auto en la realidad. Lo difícil es que son costosos.

Uno a nivel profesional estará por los 5 mil dólares o más. La idea es practicar, inclusive algunas categorías lanzaron sus propios campeonatos de simuladores. Iré por ese lado mientras se normaliza el automovilismo.