Dicen que están en una vigilia indefinida

p4IBARRA. Dirigentes de las comunidades que conforman el pueblo Karanqui y representantes de organizaciones de trabajadores, han empezado en esta semana lo que ellos denominan, la vigilia por la liberación de personas que han sido detenidas, en diferentes actos de protesta a lo largo del país.

“Hemos armado la vigilia en solidaridad de nuestros compañeros que están detenidos, de nuestra provincia no hay por el momento, pero existen como 90 compañeros a nivel nacional que se encuentran en la cárcel y pedimos al Gobierno su liberación”, dijo Juan Andrango, presidente del Pueblo Karanqui.

“Es importante además señalar que el cierre de las escuelas, por parte del régimen, ha ocasionado un gran perjuicio, ya que al momento los niños del sector rural, de 5 años de edad, tienen que caminar alrededor de 5 kilómetros para llegar a su escuela. Ese es otro motivo de nuestra vigilia”, explicó.

CRÍTICAS El Presidente de la República Rafael Correa criticó a los dirigentes de la marcha del 13 de agosto, a quienes acusó de querer desestabilizar su administración. “Vayan a ordenar a su casa. No asustan a nadie”, dijo, y luego prosiguió: “No nos someterán, no nos van a hacer chantaje. Somos más”, dijo en aquel entonces el primer mandatario. La vigilia de la oposición al Gobierno en Ibarra, se ha instalado en el Parque Pedro Moncayo, es por eso que el edificio de la Gobernación de Imbabura se encuentra custodiado por efectivos policiales desde el pasado martes.

OTRO MOTIVO “No se respeta los derechos que tenemos como pueblos y nacionalidades. Queremos que a la minoría también nos atienda, todos somo ecuatorianos, el Gobienro tiene errores y tiene que coregirlos, no queremos derrocar a nadie, solamente queremos que el Gobierno nos escuche y estaremos hasta que eso suceda. Los levantamientos no se han retirado, solo se han suspendido momentaneamente”, dijo el dirigente del pueblo Karanqui. Igualmente, colectivos sociales afines a la Conaie marcharon la tarde del miércoles por las calles de Quito, para pedir la liberación de los detenidos.