Diálogos

jacinto salasEl último proceso electoral que culminó el viernes anterior con la posesión del presidente y del vicepresidente  de la República evidenció que así como una mayoría, superior al 57 por ciento de electores respaldó al Primer Mandatario, hay otro sector, importante fracción, – un poco más del 43 por ciento – que no votó por él.


Esto, es lógico suponerlo, constituye un indicativo evidente, de que si se quiere lograr perdurabilidad en el proceso de cambio iniciado por el régimen desde hace seis años, es indispensable llegar a acuerdos , a consensos mínimos con esa amplia porción ciudadana, relegada hasta el presente de una participación activa en tal proceso, si no permanentemente descalificada para contribuir con él.
Si se acepta el principio de que la característica de un gobierno democrático, es el respeto a todos, incluso a aquellos que no comparten los puntos de vista de una  mayoría, de hecho transitoria, y hasta se oponen a ellos, es indispensable admitir la urgencia de encontrar fórmulas que permitan el convivir armónico, la participación inclusiva de todos los ciudadanos del país.
Y es que en la democracia, al menos como la hemos conocido y vivido,  no se trata de imponer, a como dé lugar, a raja tabla, con el pretexto de que “así lo quiere el pueblo” , la hegemonía total del triunfador. La convivencia social y política, la Democracia, con mayúscula,  exigen mucho más: el ejercicio básico del respeto al otro, a sus criterios divergentes, a sus cuestionamientos razonados, a su oposición fundamentada y el asentimiento a sus propuestas legítimas, a la dialéctica.
De allí que resultan al menos discutibles las referencias mordaces, virulentas, a la oposición, a quienes miran con desconfianza la acumulación de poder, a los que temen la avasalladora imposición de una tendencia que no admite objeción ni discusión alguna.
Un diálogo, como alternativa, es imprescindible. Diálogo, sin restricciones, sin exclusión de ningún sector, coherente con los principios democráticos, que busca en la unión construir un país que cobije a todos.

 

Jacinto Salas Morales

salasjacinto@yahoo.com