‘Yo soy y voy a…’, el lema del Día Mundial contra el Cáncer

Cuando tenía 60 años Bertha Carrera sentía una molestia en el seno y enseguida acudió a Solca, donde ha recibido tratamiento por el cáncer de mama desde hace siete años.
Es de Mira, Carchi, pero viaja de manera frecuente por su enfermedad, antes acompañada y ahora sola por la pandemia.

En un inicio cuando recibió la noticia de que le tenían que sacar su seno, se asustó, pero durante los años ha aprendido a vivir con esta circunstancia.

Actualmente le volvió a aparecer el cáncer en la axila. Según cuenta en marzo del año anterior tenía que hacerse chequeos, pero por la pandemia no podía movilizarse. Sin embargo, cuando la situación volvió a normalizarse fue operada y hace unos días acabó de recibir quimioterapias. Este proceso lo cumple cada 21 días desde agosto.

Además, cuenta que ingresa a las 07:30 de la mañana y termina a las 14:30. Para ella, ya es costumbre y asegura que no hay nada de dolor, “son solo sueros a la vena”. De la misma forma, en los próximos días recibirá radioterapia pero en Quito.

Tiene tres hijos, todos profesionales. Bertha dice que todas las mujeres deben cuidarse, “y si algo les aparece acudan a Solca donde los profesionales para detectar la enfermedad más temprano”.

Asimismo, señala que al principio el cáncer genera miedo, pero “si se continúa con los exámenes y tratamientos, no es duro vivir con esta enfermedad”. Verónica Chávez, médico cirujano y encargada de la dirección médica de SolcaImbabura, menciona que el cáncer es una enfermedad, que se debe llevar de manera consciente y sobre todo enfocada en la prevención, en detectar a tiempo, “el cáncer es una enfermedad que todavía no encontramos una cura, que la relacionamos con el sinónimo de muerte, sin embargo es controlable”.

Asegura que la mayor incidencia lo lleva el cáncer de tiroides, de mama y de cuello uterino, “si sabemos que es lo más frecuente tenemos que hacer un control anual preventivo oncológico”, recomienda Chávez. En el varón, el cáncer más frecuente es el de próstata, el gástrico y los linfomas.

La especialista agrega que siempre existe la tendencia al incremento de casos, por lo tanto, durante este año se ha diagnosticado 63 casos de cáncer de mama, por lo que es la mayor incidencia según los registros de Solca Imbabura.

También menciona que los chequeos médicos deben ser anuales. A partir de los 40 años es recomendable que la mujer se haga una mamografía y eco mamario complementario. Mientras que en los hombres, es necesario que desde los 35 o 40 años se haga un chequeo prostático que incluye exámenes de laboratorio y hormonales.

Sin embargo, para fortalecer los servicios explica que con la construcción de un espacio hospitalario, en dos años contarán con los servicios para la detección oportuna del cáncer infantil, pediatría oncológica y urología.