Día del Trabajo se conmemoró con cacerolazo

El pasado 1 de mayo de 2021, Día del Trabajo en Ecuador, fue un recordatorio de que la pandemia no ha pasado. Las calles estuvieron vacías, no hubieron las tradicionales marchas y movilizaciones para conmemorar la fecha, y quizás quienes más trabajaron este día fueron los médicos en hospitales y unidades de cuidados intensivos.

A pesar de las restricciones, los trabajadores y organizaciones sociales y populares buscaron la forma de hacer escuchar sus demandas, que en este tiempo de crisis, son varias.

Marcelo Manosalvas, presidente del Frente Popular de Imbabura, señaló que en una acción coordinada con el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y considerando la situación sanitaria de la provincia, decidieron no realizar una marcha presencial como cada 1 de mayo. Sin embargo, no dejaron pasar por alto la fecha y convocaron a un cacerolazo desde los lugares de trabajo y hogares para alzar su voz.

En esta ocasión las organizaciones hicieron sonar sus cacerolas en rechazo al alza en el precio de los combustibles, fruto de la aplicación de la Ley Económica Urgente, que estableció que los precios de los combustibles deben igualar los estándares internacionales.

También la protesta fue en contra de la Ley Humanitaria que, según Manosalvas, perjudica los derechos de los trabajadores mediante una “flexibilización laboral”, que quita derechos históricos como la jornada laboral de 8 horas; además de alrededor de 600.000 trabajadores que fueron despedidos en el contexto de la pandemia a nivel nacional.

Asimismo, se hizo un llamado a las autoridades locales a fin de que se tomen decisiones en favor de la recuperación económica de los diferentes sectores. Manosalvas afirmó que es urgente que se regule el tema de intereses con entidades financieras, los arriendos comerciales y que se trabaje en un plan de reactivación.