Destituyen en Ecuador a vocales de organismo regulador de la Función Judicial

judicatura
Quito (EFE).- El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (Cpccs-t), encargado de evaluar a los organismos de control de Ecuador, destituyó hoy 4 de junio a los cinco vocales del Consejo de la Judicatura, por no actuar de forma independiente y haber supuestamente influido en la designación de jueces.

El presidente del Cpccs-t, Julio César Trujillo, anunció el fallo de ese organismo en una ceremonia efectuada en la Universidad Central (Estatal) de Quito, junto a simpatizantes suyos, que vitorearon la decisión tomada por unanimidad del Consejo.

Según una evaluación efectuada por el Consejo de Participación, el Consejo de la Judicatura no ejerció sus funciones de forma independiente durante el Gobierno del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

En la evaluación de la situación del organismo judicial, el Cpccs-t, indicó que existían discrepancias sobre la legitimidad de los cargos de los vocales de la Judicatura, ya que ese órgano de designación de jueces “fue integrado, en su mayoría por exfuncionarios del Gobierno de ese entonces”, según señaló en su cuenta de Twitter.

Gustavo Jalk, presidente del Consejo de la Judicatura; Néstor Ardito, Tania Arias, Ana Karina Peralta y Alejandro Judía, habían ocupado sus cargos y tenían lasos de amistad con el Ejecutivo de Correa, señaló el Cpccs-t.

El informe concluyó en un supuesto “incumplimiento de aptitud en la conformación del Consejo de la Judicatura por conflicto de intereses o por falta de idoneidad profesional; así como un incumplimiento en la garantía de participación y transparencia”.

Los vocales del Consejo de la Judicatura comparecieron la semana pasada ante el Cpccs-t para informar sobre su gestión y presentar sus alegatos de defensa, pero esa reunión se frustró luego que Jalkh y los otros consejeros decidieran abandonar la sesión, tras un cruce de palabras con Trujillo.

El presidente del Consejo de la Judicatura también está sometido a un trámite de censura en la Asamblea Nacional (Parlamento), ya que varios legisladores críticos a Correa han culpado a Jalkh de una supuesta intromisión política en la función judicial.

Jlakh ha negado los cargos en su contra y ha insinuado que, a su parecer, hay intereses políticos para desestabilizar a la judicatura.