Despedida final de Julio César Trujillo, un ilustre ibarreño

Quito. Autoridades, amigos y familiares despidieron ayer al ilustre humanista y político Julio César Trujillo. La misa se desarrolló en la capilla de la Iglesia de la parroquia de La Dolorosa, en el noroccidente de Quito. Se realizó el traslado hasta el camposanto Monteolivo, en donde sus restos fueron sepultados en privacidad por pedido de sus allegados.

Honores. Cerca del mediodía un contingente policial y militar arribó a la Avenida América para cumplir con la seguridad.

Una calle de honor se ubicó en toda la entrada para recibir el féretro. El presidente de la República, Lenín Moreno, fue uno de los primeros en llegar, seguido del vicepresidente Otto Sonnenholzner.

La misa. El sacerdote René Coba ofició la eucaristía. “Expresamos en su familia nuestro pesar, pero que tengan la seguridad que ahora estará en las manos de Dios”, dijo. Durante la eucaristía, el presidente Lenín Moreno entregó a Martha Troya, esposa de Trujillo, la Condecoración Post Mortem y como reconocimiento a su labor en la vida pública, el Pabellón Nacional. Los integrantes del coro de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, se encargaron de cantar en la ceremonia.

Palabras del corazón. “Tío querido diste batalla hasta el final. Nos hiciste volar al hospital varias veces cuando anunciaban tu partida. Contradecías a los doctores, no te querías ir. Sentías que todavía tenías mucho por entregarnos. Luchaste por tus ideales, por la democracia, derechos de los trabajadores, de los indígenas, de la naturaleza y sobre todo fuiste la voz aguerrida de los más vulnerables”, fueron las emotivas palabras que expresó Juan Fernando Troya, sobrino de Julio César Trujillo. Además, mencionó que fue un hombre que siempre mantuvo unida a la familia en cada una de las fechas especiales.

Llegaron desde Ibarra. César Lara y otras 25 personas del Colectivo Jóvenes Monseñor Leonidas Proaño llegaron hasta los exteriores de la capilla ayer para despedir al ilustre imbabureño. “Somos jóvenes ibarreños, no dejaremos que su huella se extinga” y “La muerte no borrará su legado de honradez” son las frases que dedicaron en carteles a Julio César Trujillo, un referente de la honestidad y del trabajo por el pueblo y los jóvenes. “El doctor fue la persona que paró y combatió todo tipo de corrupción”, afirmó César Lara.

Martha Troya, esposa de Julio César Trujillo (c), a su llegada al homenaje para el amor de su vida.
Lenín Moreno, presidente del Ecuador, durante su intervención en la misa. Habló sobre la destacada trayectoria de Trujillo.
Pablo Celi (c), Contralor General del Estado, junto a otras autoridades que asistieron a la eucaristía en la capilla La Dolorosa.