Desesperación por desempleo en España

altMadrid. Las largas colas del paro empezaron a desdibujar el gran destino inmigrante en 2008: España.

La crisis empezó a paralizar los viajes a la península sin billete de vuelta hasta cambiar completamente las rutas de migración. España ya está tachada de cualquier destino viable. De hecho, los residentes extranjeros en España empiezan a emprender el camino de vuelta.

 Inmigrantes . Los ecuatorianos, colombianos, argentinos y sobre todo peruanos fueron los primeros en hacer las maletas.
En 2010, por primera vez en la historia, desde que se registra en estadísticas, el número de residentes extranjeros se redujo. Exactamente, en el último trimestre del ejercicio anterior descendió un 1,45% en tasa interanual. Su número cayó por primera vez de la franja de los 5 millones.
Pero esto no ha hecho más que empezar. Durante los primeros meses de 2011, la tendencia descendente se consolidó en numerosas nacionalidades, todas ellas latinoamericanas.
De este modo, el número de extranjeros ecuatorianos, la segunda mayor nacionalidad de inmigrantes que hay en España, cayó un 7,16% desde enero a marzo de este año, situando su cifra en 380 910. Les siguen los colombianos con un descenso del 4,55%, los argentinos con una caída del 3,89%, los peruanos registrando una disminución del 2,88% y los cubanos con un decremento del 0,88%.
En total, entre estas nacionalidades se marcharon del país algo más de 40.000 personas en los tres primeros meses del año. Estas salidas ponen de manifiesto el alto crecimiento económico de muchos países de América del Sur. No solo han soportado bien la recesión internacional, sino que los altos precios de las materias primas, la fuerte demanda de éstas por parte de China, así como el repunte de las exportaciones a otros destinos configuran un buen escenario económico para esta región.
El informe del Fondo Monetario Internacional del pasado mes de abril prevé un crecimiento del 4,75% para aquellos países que conforman el grupo de exportadores de EMPFI: Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay, previsto para el actual ejercicio.
Estos países son los que más están demandando mano de obra de España, produciendo así un efecto llamada. De hecho, el Gobierno español está trabajando con algunos países sudamericanos para firmar un acuerdo de empleo.
Las oficinas del antiguo Inem español ubicarán a parados extranjeros en ofertas laborales de su país de origen.