Desesperación por conseguir gas

BARRA En Ibarra las tareas laborales y caseras se dejaron a un lado para hacer fila durante la mañana de ayer y conseguir un cilindro de gas. “Desde hace dos semanas no tengo gas en mi casa y me ha tocado salir a comer afuera, eso implica que gaste el doble en alimentación”, dijo Elisa Coronel, que vive en Pilanquí.

Distribución. A las 10:30 de la mañana de ayer salió el camión de Marcelo Arciniega cargado con 75 tanques de gas de la emvasadora de gas de El Priorato.
La disposición era que debía llegar con el camión lleno gas al UPC de Policía ubicado en el barrio Pilanquí del Iess. En ese sector lo esperaron dos policías quienes verificaron que todo estuviera bien en el camión distribuidor. Inmediatamente el Cabo Segundo de Policía Roberto Posso se subió al camión y acompañó al distrubuidor en la venta de gas.
El camión distribuidor de gas fue perseguido por 4 conductores de vehiculos y dos motos cuyos propietarios aseguraron que recorrieron toda la ciudad y no pudieron conseguir el carburante.
Cuando el camión llegó a la calle Fray Bartolomé de las Casas de Pilanquí encendió el parlante con la música tradicional del gas.
Bastó que una persona escuche la música del camión del gas y se empezó a escuchar gritos que decían “el gas, el gas, vecina saque su cilindro”.
De pronto una fila de más de doce personas se formó en la calle, con personas que aseguraron que desde hace más de dos semanas no había pasado un camión con gas por su barrio.
“Desde hace 8 días estoy sin gas, es una suerte que pase el carro, la situación es desesperante, pedimos una explicación a las autoridades”, dijo Carlos Navarrete, de la urbanización Pilanquí.
Silvia Echeverría con su delantal de cocina puesto salió en busca del gas ella explicó que ha tenido que pasar grandes problemas por la falta del carburante. “Estoy desesperada. No hay dinero que alcance para salir a comer fuera, por eso necesitamos el gas”, dijo Echeverría.

Situación. Danilo Espinosa de los Monteros, Intendente de Policía de Imbabura explicó que no hay desabastecimiento de gas. “La ciudadanía de Imbabura tiene que estar traquila porque el cupo despachado es de 110 mil a 123 mil cilindros de gas mensuales, de los cuales a Ibarra se destinan 70 mil cilindros.
Según  Espinosa, lo que sucede es que todo el equipo policial y el de las Fuerzas Armadas está terminando el trabajo de inteligencia y de seguimiento en Otavalo y que enseguida se trasladará a Ibarra todo el contingente policial.
Según el Intendente para lograr que el gas llegue a los hogares  se está haciendo la distribución en los barrios a través de los UPC de Policía.
Para que llegue de puerta a puerta el precio de USD 2,25, dentro del casco urbano y en el sector rural costará 2,50.
Se conoció que los propietarios de chifas, restaurantes y más negocios están acaparando el gas doméstico y de esa manera mermando el cupo de gas para las amas de casa.
La ciudadanía que desee saber cuándo pasa el carro distruidor de gas por su barrio debe acercarse al UPC de Policía y hacer la consulta.

Gas. Telmo Betancourth oficial de Policía encargado de Hidrocarburos a nivel provincial dijo “hemos obtenido datos de que en

Otavalo hay un cupo exagerado de gas prueba de ello se está ejecutando un operativo de control, verificación y distribución, en donde un policía o un militar acompaña en la distribución. Posiblemente se tenga unos 10 000 cilindros de gas sobrantes en Otavalo. A nivel de Imbabura habría unos 15 cilindros de gas sobrantes  

Ayuda. Escribenos a periodistas@elnorte.ec y cuentanos tu historia si no has podido conseguir gas en estos días.