Desde el 14 de febrero se llevaron a su hijo

Otavalo. Lilia Acosta no para de llorar. Desde el 14 de febrero pasado no ve a su hijo quien presuntamente fue raptado por su padre.

Los hechos se registraron en la ciudadela Selva Alegre al sur del cantón sarance. El hecho puso al descubierto un problema entre los representantes del menor.

Testimonio. A decir de la madre de familia, su expareja, con la que compartía la misma casa donde vivían se llevó al menor de edad de manera arbitraria.

“Él, tenía un cuarto independiente en mi casa. No sé los motivos por los que hizo eso, pero desde el 14 de febrero se llevó a mi hijo”, dice en medio del llanto la desconsolada madre.

Diligencia judicial. Aunque la denuncia ya está en las oficinas de la Dinapen Otavalo, hasta el momento no hay rastro alguno. “Yo salí de mi casa al mediodía, en la tarde que regresé ya no estaban. Se llevó la ropa de mi hijo, la camioneta y un poco de dinero”, explicó la madre de familia.

El menor del cual se publica la foto por autorización de la progenitora, estudia en la escuela Diez de Agosto. El padre “no contesta el número de teléfono. Es la segunda vez que me hace esto. Cuando mi hijo estaba más pequeño también se lo llevó”, explicó la madre, quien vivió algo similar hace tres años.

Según las primeras investigaciones el progenitor es de origen azuayo, por tanto se especula que se lo llevó de Imbabura a suelo morlaco. “Ya lo denuncié en la fiscalía, espero que la Dinapen me ayude, pero hasta el momento no hay resultados. Pienso que él, anda por Azuay con mi hijo”

Aparte del presunto rapto, Acosta puso una denuncia ante su expareja por el robo de su vehículo pues el se llevó de manera arbitraria el automotor.

Lilia Acosta muestra la fotografía de su hijo junto al progenitor que presuntamente se lo llevó.
El proceso investigativo está abierto, personal de la Policía Nacional del distrito Valle del Amanecer está al frente del caso.