Descuidos que ya se sienten

Es preferible decir y hablar de los temas importantes para la ciudad a no decir nada, callarse y optar porque los daños amenacen la tranquilidad ciudadana. Es necesario que las autoridades dejen por un momento sus escritorios para que salgan y palpen lo que dice la población, sus preocupaciones y recomendaciones. En varias ocasiones, EL NORTE ha hecho un llamado de atención para que se interesen por los parques de la ciudad que son una especie de sala de una casa para los turistas, pero no se ha dado oído, quizá porque andan en otros menesteres. Ahora la preocupación está en el parque La Merced y sus alrededores convertidos en urinarios públicos de personas extranjeras que, incluso, han convertido el portal del excuartel militar en dormitorios improvisados. Olores pestilentes, desperdicios de comida, presencia de gente que causa miedo, escenas grotescas, ya forman parte de la preocupación diaria de los vecinos.