Descubre parte de su identidad a través de la música

Daniel Flores Días, es un joven otavaleño de 37 años de edad. Su principal pasión es la música, a la cual desde muy pequeño conoció a través de su familia. Actualmente es compositor e investigador musical, luego de una extensa preparación académica que incluye a Francia como uno de sus destinos.

En el viejo continente pudo especializarse en las ramas en mención, pero aquella aventura no sólo le trajo logros profesionales, también le dio la pauta interna para conocer más a fondo los sonidos de su tierra.

“Había terminado la universidad aquí en el país y quería especializarme en composición, que es mi rama principal, crear. Allá tuve la oportunidad de agrandar mi conocimiento, de conocer otras culturas, pero me di cuenta que no conocía mi propia música, mi propio pensamiento. Entonces me dije ¿cómo es que voy a París a estudiar lo europeo y no llevo nada de mí, de mis orígenes, de mi identidad? Es por esa reflexión, que al regresar quise aprender lo que nunca me han enseñado, nuestra propia música, nuestra propia cultura”, manifestó Flores.

Proyecto Cotama
Posteriormente a esta revelación interna, Daniel se trazó un proyecto, investigar la música nativa, autóctona de Otavalo, de manera particular de los flauteros de la comunidad de Cotama, la cual no tiene relación con la música occidental según explicó. “No es la música que estamos acostumbrados a escuchar en la radio o que se enseñan en conservatorios y universidades.

Esta música de acá viene por siglos, por tradición oral, y tiene sus propios recursos, armonías y melodías; que están relacionados directamente con su forma de vida, con su cultura y filosofía”.
Adicionalmente, esta iniciativa personal del músico otavaleño tiene como objetivo rescatar de alguna manera este estilo musical, mismo que está en peligro de extinción.

Daniel lleva alrededor de cuatro años realizando esta investigación, y considera que todavía falta mucho tiempo para finalizarla. Sin embargo, parte de los resultados alcanzados los ha plasmado en las partituras de sus obras musicales, en las cuales ha empleado los tonos de Cotama. Incluso, con estos elementos nativos compuso una obra para un concurso nacional, el cual ganó.

“La idea es que estos tonos escritos en partituras queden guardados, para que cualquier persona que desee aprenderlos, simplemente los pueda leer con la flauta nativa”, señaló.
Por otra parte, para dar cuenta de lo investigado, el compositor ha realizado varias ponencias en encuentros de Etnomusicología, en universidades del país.