Descontento en elecciones de la Casa de la Cultura Ecuatoriana

Las elecciones para nuevas autoridades de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) a nivel nacional han generado descontento en un sector de artistas y gestores culturales. El pasado 6 de febrero, la Junta Plenaria de la Casa de la Cultura, constituida por los 24 directores provinciales, aprobó un nuevo reglamento para las elecciones de los directores provinciales y del presidente de la Sede Nacional, que estaban planificadas para el 7 mayo.

Según algunos artistas independientes y gestores culturales, estos ajustes al reglamento complican de alguna forma la participación de las personas suscritas al RUAC, puesto que se les exige presentar por escrito una solicitud para ser incluidos en el padrón, y así, poder participar en las elecciones; requisito que no se había solicitado en las elecciones de hace cuatro años.

Fernando Revelo, director de la CCE Núcleo Imbabura explica que en Imbabura son 647 miembros suscritos al RUAC, entre activos e inactivos, y que con el afán de depurar esta base, se establecieron las modificaciones al reglamento por parte de la Junta Plenaria.

Por otro lado, indica que los miembros de la CCE no tienen necesidad de presentar la solicitud por escrito, ya que dentro de la institución saben exactamente cuántos miembros están vigentes, y además, ellos tienen la obligación de participar en el proceso electoral.

En Imbabura, se interpuso una acción de protección contra Revelo por parte de artistas y gestores culturales, argumentando una vulneración de derechos. Pero, el Director explicó que la misma resultó improcedente ya que el reglamento no fue elaborado por él, sino por los 24 miembros de la Junta Plenaria.

Marcelo Manosalvas, coordinador de Vinculación de la Unión de Artistas Populares del Ecuador (UNAPE) piensa que existe una vulneración de derechos ya que de que de alguna forma se impide el derecho al voto universal. “Nosotros, como organización jurídica, decidimos no hacerlo porque nos parece indignante que tengamos que presentar un documento para que nos pongan en el padrón, cuando la Ley de Cultura establece que por el simple hecho de estar en el RUAC, tenemos el derecho universal al voto y, de hecho, ya lo hicimos hace cuatro años” expresó.

Rodrigo Herrera, artista y gestor cultural independiente, piensa que el RUAC es un registro que tiene los filtros suficientes, como para que los artistas sean considerados directamente en el padrón electoral, sin trámites adicionales. “Esta situación atenta contra el libre derecho a ejercer el voto”, indicó.

Como medida cautelar, las elecciones están suspendidas, hasta que se resuelvan las acciones de protección interpuestas en tres provincias.