Desarticulan en Otavalo banda de traficantes de migrantes con fines de explotación (video)

operativo

Otavalo.- El operativo ‘Ayllu’ que se realizó en la comunidad de Guanansi de la parroquia Miguel Egas Cabezas, unió a la Policía de Ecuador y Chile.

La desarticulación de una presunta organización delincuencial dedicados al delito de Tráfico de Migrantes y Trata de Personas, con fines de explotación laboral en Chile, alteró la habitual tranquilidad de la comunidad agrícola.

De acuerdo al informe policial, la supuesta agrupación estaba conformada por integrantes de una misma familia. Aparentemente ellos mediante el engaño (promesa de trabajo bien remunerado) captaban adolescentes de entre 15 y 16 años de edad, en la ciudad. Luego de esto, mediante acciones y tramites engañosos, legalizaban los permisos de salida del Ecuador, con la finalidad de trasladarlos a Santiago de Chile. El viaje lo realizaban a nivel terrestre por más de 5 mil kilómetros.

Esta operación binacional también se la ejecutó en Chile donde hay dos otavaleños detenidos. Dentro de las investigaciones realizadas en coordinación internacional con la Policía de Investigaciones de Chile PDI, se determinó que desde la comunidad, operaba la banda de Trata de personas con fines de explotación laboral.

Un equipo de EL NORTE llegó hasta el lugar para conocer más de la situación y habló con un familiar de los otavaleños detenidos en el país austral. (ver recuadro)

De esta manera bajo la figura de una empresa comerciante obligaban a vender artesanías a los jóvenes en extendidos horarios de trabajo y bajo la promesa de una remuneración que se cancelaría al cumplir un año de trabajo continuo; las acciones investigativas realizadas por esta unidad, confirmaron los hechos.

“Nosotros somos músicos. Hemos trabajado en Chile, Argentina y Panamá. Vivimos de la música y de la venta de artesanías”, con estas palabras Jordi Cabascango (foto) hijo de una de las implicadas habló con este rotativo sobre la situación.

Del otro lado

“Todo lo que dice la Policía es mentira. Las personas que van con nosotros firman el contrato para un año. Todo es legal, se trabaja de 10:00 a 15:00”, afirma Cabascango quien tiene 18 años y vive en Guanansi, comunidad de la parroquia Miguel Egas Cabezas. El joven confirma que todo es un mal entendido, que sus tíos que se encuentran detenidos en Santiago de Chile son inocentes. “El chico que hace la denuncia no es menor de edad”, ratifica.