Desahucios indolentes

La crisis española ha arrollado con todo y lo más lastimoso es que los migrantes no se salvan. Tantos años de sufrimiento, luchas y sacrificios para cumplir con la aspiración de tener una vida digna para ellos y sus familias, muchas veces queda solo en eso: esperanza.

Pero cuando se mira la forma indolente con que actúan para cobrar deudas o pagos atrasados de alquileres o hipotecas de viviendas, la conciencia mundial se estremece. ¿Qué es el tan mentado desahucio? “Quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea”, es la primera definición que el Diccionario de la Real Academia Española da a la palabra ‘desahucio’. Junto con ‘crisis’ es uno de los vocablos más pronunciados en este país para hablar del desalojo de sus casas de familias que no pudieron pagar sus hipotecas.

En las últimas semanas se llevó vidas, suicidios de deudores desesperados, y se volvió una avalancha imparable que hizo reaccionar al gobierno para buscar soluciones inmediatas. Por lo pronto la Asociación Española de Banca, con más de 80 entidades asociadas, anunció que paralizarán los desalojos ‘durante los dos próximos años, en aquellos casos en que concurran circunstancias de extrema necesidad’. La pregunta es: ¿a qué familias beneficiará esta decisión?.