Desacuerdos en mercado Copacabana se intensifican

OTAVALO.- Tras la negativa ante las alternativas planteadas en la mediación de la Defensoría del Pueblo entre comerciantes autónomos que ocupan el Canchón del Copacabana y comerciantes formales, se generaron confrontaciones.

Las ferias textiles que se realizan en la plaza interior y el Cachón del Copacabana permanecieron vacías mientras compradores civiles eran testigos de una barrera humana que policías nacionales y agentes de control municipal formaron para distar a comerciantes autónomos y comerciantes formales.

Ana Méndez, jefa encargada de los Agentes de Control Municipal, manifestó que tienen la disposición de custodiar y precautelar el buen uso del espacio público, hablando del canchón del Copacabana que no está autorizado como centro de expendio.

En el Copacabana
Vendedores formales resaltan el esfuerzo y la lucha de muchos años para mantener su plaza de trabajo reglamentaria y expresan su disgusto por la presencia de vendedores informales del canchón mediante una protesta.

Consideran que estas personas tienen locales comerciales y no necesitan del espacio del canchón los días miércoles y sábados en que se realiza la feria textil para vender su mercadería.

En el Canchón
Comerciantes autónomos y sus dirigentes se reunieron en esta zona del cachón desde horas de la madrugada para asegurar su sitio de trabajo y protestar ante las medidas propuestas por el municipio en la mesa de diálogo antes efectuada, que decretaban un traslado a los espacios de la Liga Cantonal de Otavalo.

Manifiestan que al no tener en cuenta las condiciones de este grupo de vendedores informales, las propuestas de solución son inaceptables ya que perderían todo su trabajo.

El operativo
Los Agentes de Control Municipal fueron los encargados de hacer guardia de este espacio público por lo que cerraron las entradas al cachón con vallas de seguridad, sin embargo, estás fueron infringidas por los comerciantes informales.

Existieron controversias entre comerciantes formales e informales en algunas oportunidades, por lo que los agentes del control intervinieron. De igual forma se solicitó apoyo de la Policía Nacional que intervino para evitar que las confrontaciones tengan malos resultados.

Las dos partes exponen estar abiertas al diálogo pero no se presentan soluciones que valoren todas las circunstancias de los comerciantes.