Desacuerdo por cómo se manejan los desechos en San Alfonso

El lunes 27 de julio  no fue un día del todo normal entre los ciudadanos que tienen asentadas sus viviendas, granjas y sitios turísticos en el sector de San Alfonso, a pocos metros del relleno sanitario del mismo nombre.  Exigen a las autoridades municipales se tomen correctivos en cuanto al funcionamiento de este espacio dedicado al tratamiento y destino final de los desechos sólidos del cantón Ibarra.

Las personas que dicen sentirse afectadas consideran que ya han pasado más de 10 años alertando a las diferentes autoridades municipales, sobre el mal manejo del relleno sanitario.

Entre los planteamientos los ciudadanos han dado a conocer que de una forma no técnica se están manejando los desechos infecciosos, peligrosos y hospitalarios. Además aseguran que existe un alto riesgo de contagio de enfermedades por presencia de ratas, buitres, moscos, perros asilvestrados, plagas, e incluso de restos anatómicos humanos.

Hicieron un pedido
Los ciudadanos dicen que a pocos días del inicio de la actual administración municipal presentaron un documento sustentando en centenas de páginas donde creen se demostraban las violaciones de los derechos humanos y los derechos de la naturaleza, pero que sin embargo no han sido escuchados por las autoridades municipales.

Por un trámite privado, un ciudadano, en aquel entonces, pudo conocer que el relleno sanitario de San Alfonso, ubicado en la parroquia de Ambuquí, presenta un mal manejo sanitario por lo que se vio obligado a hacer las denuncias pertinentes.

Con una inspección realizada por técnicos de la Coordinación Provincial del Ministerio del Ambiente (MAE), el pasado 07 de febrero, se confirmó que el relleno no cumple con el plan de manejo ambiental.

Doce observaciones se emitieron por parte del MAE al Municipio de Ibarra; dentro de estas se resalta que existe carencia de señalética de seguridad en la vía al relleno y en celdas de desechos biopeligrosos. Además, en aquel informe se indicaba que el operador no realiza la fumigación a las fundas plásticas que contienen la basura, para luego ser cubiertas en el relleno.

Actualmente.
En Ibarra, la recolección de desechos de las casas de salud en donde se atiende a pacientes afectados con el covid-19 supera las 0,47 toneladas al día.

Mientras que en las viviendas en donde hay pacientes aislados por haber dado positivo al nuevo virus, el personal del Municipio debidamente protegido con equipos de bioseguridad recoge 350 kilogramos, en promedio. Claudio Vaca, director de Higiene, explicó que se depositan en una celda especial para basura sanitaria que se abrió en el relleno de San Alfonso.