Un derrumbe en Monserrat Alto acabó con su casa y demás pertenencias

Un derrumbe suscitado hace más de una semana, en el barrio Monserrat Alto  dejó a una familia de ocho personas sin un techo para vivir y sin sus pertenencias.

Ahora la familia se encuentra albergada en diferentes sitios y casas de familiares pero se mantienen buscando una solución para recuperar sus pertenencias y su hogar .

Elsa Visarrea una de las hijas de la familia que perdió su casa, manifestó que han vivido más de cinco años en esta casa y que cuando se cayó fue algo traumante para toda la familia pero agradecen a Dios que no existió ninguna pérdida humana ni heridos.

Explicó que en la casa en la que vivían las ocho personas; seis hijos junto con su madre y padre no pudieron adquirir el alcantarillado por lo que construyeron un muro con el grosor de dos bloques y con el movimiento de la tierra por el paso de vehículos pesados que concurren en esa calle, el muro se debilitó y por eso se cayó.

La familia manifestó que tenían cuatro máquinas de coser, las cuales eran un sustento para la familia ya que con la pandemia su padre era el único que trabajaba.

La niña también indicó que entre otras cosas que perdieron se encuentran una televisión, una cocina e inclusive ropa que no pudieron sacar luego del problema.

Los vecinos indicaron preocupación por dicha casa ya que no contaba con las estructuras para sostener un segundo piso y tarde o temprano la construcción iba a caer.

La familia manifestó que eran conscientes de que no se trataba de una buena construcción ya que el trabajo lo realizaron ellos mismos y gente conocida con los pocos recursos que tenían. La necesidad de albergar a toda la familia y que los niños tengan un lugar para vivir hizo que la construcción sea la solución.

Se indicó que pocos familiares viven en la zona, sin embargo no pueden ayudar a toda la familia por lo que sus padres se encuentran buscando la manera de conseguir ayuda por parte del municipio, sin embargo todavía ninguna entidad visita el lugar.

La familia manifestó que otro problema que tiene la familia es que no cuentan con las escrituras del terreno en donde se derrumbó la casa y que antes de la pandemia se encontraban ahorrando para realizar las escrituras pero después, ese dinero fue gastado debido a la necesidad y crisis por la pandemia.
Se indicó que este terreno fue una herencia de la familia de su padre y que los papeles ya se encuentran en el Registro de la Propiedad de la ciudad, pero por falta de dinero no han podido culminar ese proceso.